EN EL PUNTO DE MIRA

¿Con el beneplácito del BCE? Los hedge funds y demás especuladores se quieren cargar este país

MARTES, 20 DE FEBRERO DE 2018  
¿Con el beneplácito del BCE? Los hedge funds y demás especuladores se quieren cargar este país
23-JULIO-2012
0
 COMENTARIOS  
  

"Si el BCE quiere, esto se acaba mañana. Y si no se acaba mañana es porque el BCE no quiere. O dicho de otra manera, porque alguien no quiere que el BCE quiera", ha indicado González Pons. "Puede que alguien, en contra del espíritu de la UE, quiera que España y los países del sur no pertenezcan al mismo club que los países del norte de Europa". En una intervención pública, el dirigente del Partido Popular ha dicho que "la disciplina contable y los tremendos y dolorosos sacrificios que están haciendo los españoles se estrellan todos los días contra los movimientos que realizan los especuladores en los mercados, que no reaccionan frente a lo que el Gobierno hace o lo que los españoles pasan, sino que anticipan y cruzan apuestas sobre lo que ellos creen que va a pasar".

España, su mercado de deuda pública, su mercado de renta variable, siguen siendo un verdadero paraíso para los inversores “a corto”, mientras que los inversores a largo abandonan este país ante la falta de expectativas razonables a sus inversiones.

No son necesariamente especuladores; son simplemente profesionales que en representación de muchos inversores buscan la mayor rentabilidad a sus fondos y hoy España es una de las metas para aquellos que apuestan buscando beneficiarse con las caídas de valor, en lugar de lo que parece normal para el común de los mortales: comprar acciones, títulos, valores o cualquier otro mecanismos de inversión, esperando que suban.

Pese a lo complejo que pueda parecer, la técnica de invertir a corto es dominada especialmente por los hedge funds, fondos de inversión alternativa o vehículo de inversión colectiva. Su trabajo consiste en pedir prestados títulos ante la expectativa de que un determinado valor vaya a caer y los vende en el mercado, quedándose “vendidos” en perspectiva de que los valores caigan, recomprándolo cuando lo han hecho, devolviéndolos al prestamista de los títulos y obteniendo como beneficio la diferencia entre el precio de venta y el de la posterior recompra, siendo el ahorrador tradicional el que sufre la caída del valor.

El problema de estas operaciones es cuando se producen sin que el inversor haya recibido realmente el préstamo, lo cual es ilegal. Las condiciones para operar en corto, es que no te puede quedar “vendido” por tiempo indefinido y te penalizan según transcurre el tiempo. La pureza de la actividad es minuciosamente controlada en USA, fundamentalmente.

La actividad, en Europa, sin embargo, está en demasiadas ocasiones trufada de malas prácticas, en las que la connivencia necesaria con ciertos medios de comunicación de “prestigio” es fundamental para el éxito de muchas operaciones de este tipo.

Aunque algunas fuentes enfatizan que España está dejando de interesar a los “bajistas”, la realidad es que de lo que sí hay constancia es de la huida, en los últimos meses, de inversores estables, de los que invierten a largo plazo.
Igualmente constatable es que de la espectacular caída de la Bolsa española en lo que va de año (-22%), los expertos consideran que cerca del 95% se han debido a actuaciones a corto y que todo el sector financiero está en posición bajista, lo que ha conducido a muchas entidades a una situación tan vulnerable como irreal, no en vano existe el consenso de que la presión bajista es capaz de modificar los valores en Bolsa y en ocasiones de lo que se trata es de manipular el valor para obtener pingües beneficios. Así se consigue hacer frente a los volúmenes que se mueven en estas operaciones, llegándose a pagar más de un 20% por los créditos para “jugar” a corto, lo que da idea de la rentabilidad que hay que sacar para cubrir esas “apuestas”.

Los bancos en el punto de mira

Las entidades financieras españolas son las que están sufriendo en mayor medida las actividades bajistas de los hedge funds, muy lejos de reflejar el valor real de buena parte de estas entidades, a la vista de la capitalización bursátil que reflejan hoy esos valores.

Los analistas independientes y de referencia convienen en señalar como causa, la existencia de una gran incertidumbre sobre España y su sistema financiero y sobre el saneamiento del mismo, ya que las dudas se mantienen sobre la transparencia del mismo y la realidad de sus números, así como sobre la solidez de la regulación bancaria en España, debido a una fuerte pérdida de credibilidad del supervisor, cuya cotización en el exterior ha bajado muchos enteros en los últimos años. Y a todo ello hay que sumar el hecho de que los bajistas tratan de cubrirse del riesgo país o riesgo España.

A la vista del descalabro generado por los bajistas en los mercados financieros españoles, son muchos los analistas que se preguntan las razones que llevaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a levantar en febrero la prohibición, adoptada meses, antes de prohibir las posiciones cortas, en un intento de poner freno a la obtención de beneficios por diseminar falsos rumores en los mercados.

La respuestas a esta pregunta son variadas y van desde las presiones existentes ante la realidad de un mercado bursátil que estaba “más seco que la mojama”, hasta la de una actitud seguidista ante igual decisión adoptada por Francia, Italia y Bélgica. El hecho cierto es que se eligió el peor momento.

Sea como fuere, las consecuencias se están viviendo con intensidad y la decisión se ha demostrado nefasta para la evolución de los mercados y para los ahorradores de siempre que desde hace tiempo no meten un duro en los mercados de renta variable.

De la estrategia bajista de los hedge funds no se ha salvado nadie, aunque los bancos han sufrido su acoso con mayor intensidad, si cabe, que el resto de los valores. Los datos no dejan lugar a dudas y si tomamos el periodo que va desde el 14 de febrero en que se levanta la prohibición de “ponerse corto”, al 24 de abril, se comprueba como entidades como Bankinter o Caixa Bank, sufrieron descalabros superiores al 35%, siendo el Santander el que menos sufrió por las embestidas de los bajistas con una caída del 22%, pese a que hay quien sostiene que en la City –corazón del mundo financiero- no han perdonado ni olvidado el desembarco del Banco de Botín con todo su poderío, en Gran Bretaña.
La situación ha llegado a ser lo suficientemente preocupante, que el gobierno español se ha planteado activar al CNI, ya que se han detectado movimientos claramente desestabilizadores.
cdg

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]