Warning: mysql_fetch_array() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /usr/home/hemeroteca.innovaspain.com/web/detalle_noticia.php on line 47 Héctor Barbarin, director general del CNTA

Héctor Barbarin, director general del CNTA

SABADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
  
Héctor Barbarin, director general del CNTA
04-DICIEMBRE-2012
0
 COMENTARIOS  
  

“Cada vez hay más empresas que tienen una estrategia de innovación empresarial global”

Hector Barbarin (Pamplona, 1975) ocupa la Dirección General del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) desde enero de 2009, a donde llegó dos años antes procedente del sector del automóvil. Su objetivo de trabajo ha sido dar un vuelco al concepto de dicho organismo tecnológico, modernizando su modelo de gestión para hacerlo competitivo en todas las áreas de negocio y especialmente en el área de I+D+i. Este Ingeniero Industrial por la Universidad Pública de Navarra y MBA por la Universidad de Deusto está haciendo especial énfasis por colocar al CNTA como referente para el sector agroalimentario no sólo a nivel nacional, sino también internacional. 

¿Cómo contribuye el CNTA al desarrollo de la innovación en el sector alimentario?

CNTA tiene como misión prestar servicios tecnológicos avanzados para la mejora de la competitividad de las empresas y, con ellas, del sector agroalimentario. Es decir,  ayudar a la empresa a conseguir los alimentos que pide el mercado, innovadores y de alta calidad, pero sin dejar de lado la obligatoria seguridad alimentaria. En función de este objetivo, se organiza una oferta integral de servicios que intentan cubrir no sólo las exigencias legislativas sino también las demandas del mercado. En este momento, los consumidores y también las administraciones exigen el desarrollo de alimentos seguros y cada vez más saludables. Como Centro Tecnológico, obligado a ir un paso adelante, en este momento tenemos que tener ya el conocimiento y tecnología que el sector nos demanda para dar respuesta a esta necesidad.

¿Y de qué manera ha cambiado esa labor desde que el centro dio sus primeros pasos, a principios de los 80?

La labor del Centro, desde sus inicios hasta la actualidad, ha dado un giro de 180 grados. Lo que comenzó como un laboratorio para dar servicios analíticos a empresas de nuestro entorno, básicamente empresas de conservas vegetales del Valle del Ebro, se ha convertido en lo que es hoy: un centro tecnológico que ha crecido con las empresas, en función de sus necesidades tecnológicas, de investigación y de internacionalización.

Esto se traduce, por ejemplo, en la reciente definición del nuevo Plan Estratégico de I+D+i, en el que se han definido y validado las líneas de investigación del Centro, que en los próximos años incidirán en el desarrollo de alimentos saludables y de alta calidad.  Con todo, entendemos que debemos seguir ofreciendo servicios analíticos y de consultoría e implantación de sistemas de gestión de la calidad y seguridad alimentaria por el alto potencial de desarrollo de los mismos y porque cada vez más, las empresas los demandan por propio aseguramiento interno, por exigencias de los clientes y por exigencias legislativas. En CNTA entendemos que la innovación no sólo se centra en el desarrollo de nuevos productos, sino también la mejora de procesos productivos, en la eficiencia operativa y en la implantación exterior de las empresas, campos en los que existe un importante recorrido.

¿Hasta que punto la innovación y la calidad van de la mano en el campo alimentario?

En este momento cualquier proceso de innovación en el sector agroalimentario debe cumplir obligatoriamente con el principio de calidad y, sobre todo, con el principio de seguridad alimentaria. Cuando hablamos de calidad ya no sólo nos centramos en el estado de las materias primas, en el control de los procedimientos o en el resultado final de producto, aspectos creo que ya entendidos y superados por la industria. En estos momentos, el concepto de calidad lleva implícito, la mejora de la salud, mediante la prevención de enfermedades, a través de la alimentación.

¿Qué proyectos o programas destacaría de los que actualmente llevan a cabo?

En estos momentos, CNTA está centrando sus esfuerzos en el desarrollo y aplicación de nuevos ingredientes y aditivos, el desarrollo de alimentos saludables y funcionales, y la aplicación de nuevas tecnologías, que son tres grandes bloques de conocimiento que nos demandan las empresas. 

En el desarrollo de productos saludables hemos participado en muy diversos proyectos y actualmente CNTA es el coordinador científico del proyecto INCOMES, que es un proyecto muy ambicioso para desarrollar protocolos, y sobretodo profundizar más en los argumentos científicos que hay que tener para poder alegar que un alimento o un compuesto concreto tiene un beneficio para la salud. Hasta ahora, muchas de las alegaciones nutricionales que se están haciendo están siendo rechazadas por EFSA por falta de sustanciación científica, falta de método y falta de pruebas. El proyecto pretende dar un paso más para llegar a una guía que permita a una empresa saber lo que tiene que hacer o que no tiene que hacer de manera que haya una serie de protocolos, una serie de reglas y los diferentes pasos que debe seguir una empresa si quiere llegar a desarrollar un alimento funcional y presentarlo a EFSA con mayores probabilidades de éxito. Es un proyecto en el cual participan 10 empresas y 21 centros de investigación.

También participamos en el proyecto colaborativo NUCAPS para el desarrollo tecnológico de nanocápsulas y microcápsulas de uso alimentario, cosmético, nutracéutico y farmacéutico, basado en los resultados de investigación previos de las entidades participantes (CNTA, UNAV, CINFA, IDIFARMA) donde se pretende validar la tecnología, su escalabilidad y su viabilidad industrial y económica para cada uno de los sectores de aplicación.

En el ámbito de la biotecnología, destacaría el proyecto europeo TRANSBIO. El conocimiento en procesos fermentativos, así como la capacidad tecnológica de CNTA, que cuenta dentro de sus instalaciones con tecnologías innovadoras en el sector de la alimentación, como la DHPLC (técnica basada en análisis de ADN mediante cromatografía) nos han permitido acceder al consorcio multidisciplinar del proyecto TRANSBIO (financiado por la convocatoria KBBE 2011 del 7º Programa Marco) que tiene como objetivo la utilización de los subproductos de frutas y vegetales procedentes de las empresas de transformación, como materia prima para obtener productos biológicos como PHB, ácido succínico y enzimas para la industria de detergentes.

 

También entendemos como algo muy importante, el desarrollo de nuevos servicios y herramientas que ayuden a la gestión de la Seguridad Alimentaria y por ello tenemos en marcha el proyecto SIGSAL, Sistema Integrado de Gestión de la Seguridad Alimentaria. Se trata de un ambicioso proyecto en el que CNTA colabora con varias empresas del sector y cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para desarrollar una plataforma tecnológica en la que se integren todos los agentes de la cadena agroalimentaria (proveedores, clientes, Centros Tecnológicos, etc.) para gestionar en tiempo real la seguridad alimentaria desde el origen de los productos alimentarios hasta la fase de consumo de los mismos.

¿En qué medida cuidamos en España la alimentación? ¿Cuál es nuestra posición respecto a otros países?

El sector agroalimentario es uno de los principales embajadores de la marca España en todo el mundo, como comentó recientemente el Presidente de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). Nuestros alimentos y bebidas se asocian a “alta calidad” y eso es un hecho que se ve refrendado por el aumento continuo de las exportaciones. Yo creo que en España cuidamos la alimentación no sólo a nivel de nutrición sino de industria. La actual coyuntura está ayudando a poner en valor un sector estratégico y estructural que aporta desarrollo rural, estabilidad y balanza comercial  positiva a la economía. En cualquier caso es todavía un sector que tiene mucho recorrido de mejora en cuanto a profesionalización de la gestión, mayor eficiencia operativa e innovación global, desde productos hasta la gestión de la Seguridad Alimentaria, pasando por las técnicas y procesos de producción. 

¿Es necesario ser una gran empresa para investigar y mejorar un determinado producto alimentario?

Por supuesto que no. Lo que hace falta es una mentalidad a largo plazo. En la década pasada se ven proyectos de innovación muy ligados a desarrollo de productos con una mentalidad cortoplacista. Pero cada vez hay más empresas, no son muchas, pero las hay, que ya comienzan a tener estrategia de innovación empresarial global, en la cual se enclavan proyectos de investigación a largo plazo. Estos proyectos quizás no tengan retornos ni en uno ni en dos años, sino a medio-largo plazo, momento en el que la empresa que no se haya preparado, que no tenga un conocimiento diferencia, no sobrevivirá o se situará en una gran desventaja competitiva.

Es cierto, que el desarrollo de una investigación alimentaria requiere de un proyecto organizado, con conocimiento científico y tecnológico riguroso donde la seguridad alimentaria es fundamental y más cuando hablamos de aplicar nuevas tecnologías o la inclusión de nuevos ingredientes y aditivos. Eso implica una investigación rigurosa a través de un conocimiento y unos recursos humanos y tecnológicos que están en los centros tecnológicos. Sin embargo, nosotros animamos a la empresas a participar en grandes proyectos Europeos, ya que este tipo de actividades repercuten tanto en su desarrollo técnico como económico. Por lo que conocemos y por nuestra propia experiencia, la participación en este tipo de proyectos es vital por lo que supone de cooperación con otras entidades y generación de un conocimiento muy útil para las empresas. La financiación siempre es algo que paraliza las decisiones, pero no es imposible conseguirla. Las buenas ideas son financiadas siempre y cuando vayan acompañadas de un buen consorcio, un buen plan de trabajo y una buena gestión.

¿Qué meta o metas os plantéis en un futuro próximo para seguir creciendo?

Los retos que tenemos por delante en este año 2012 son de gran trascendencia y entre los mismos se encuentra una importante ampliación de nuestras instalaciones a lo largo de 2013 para la que prevemos una inversión total de cuatro millones de euros, lo que nos permitirá dar un paso adelante en nuestra capacidad tecnológica y posicionarnos todavía más como un auténtico referente en la prestación de servicios tecnológicos avanzados. También hemos previsto abordar acciones concretas de enfoque a mercado, de acercamiento con los asociados, de acceso a nuevos mercados nacionales e internacionales y de mejora de eficiencia operativa, con una orientación de cada uno de nosotros hacia los resultados, cada uno en su ámbito de responsabilidad.

Seguimos trabajando con la Excelencia Tecnológica como meta, a la que contribuye de manera significativa el alto nivel de conocimiento y experiencia de los profesionales que conforman la plantilla de CNTA y que nos provoca a seguir invirtiendo en nuevo equipamiento tecnológico, así como en el desarrollo de nuevos servicios, para responder de la manera más completa posible a las demandas de la industria agroalimentaria.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]