QUIÉN ES QUIÉN

Juan Manuel Vinós: cambió la banca por la innovación

MIÉRCOLES, 19 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Juan Manuel Vinós: cambió la banca por la innovación
04-ABRIL-2013
0
 COMENTARIOS  
  

Procedente de la banca, Juan Manuel Vinós,  apasionado del mundo del motor, decidió lanzarse a desarrollar un proyecto consistente en crear una moto eléctrica comercial a través de una spin-off de la Universidad Carlos III de Madrid, bajo la creencia de que este vehículo va a tener un papel importante en el medio plazo.

Vinós tiene las ideas claras y apuesta por el futuro, y así lo demustra al afirmar que el primer vehículo eléctrico que va a tener éxito en la movilidad de los particulares será la moto: "Porque te permite que en un punto de carga en la vía pública se pueda recargar una decena de ellas y porque va a ser funcional para el ciudadano, por su tiempo de carga y por su uso más amigable".

Su experiencia en el mundo de la banca le ha proporcionado una sólida visión sobre muchos aspectos de la vida de la empresa y una de ellas hace referencia a la relación entre la Universidad y las empresas. A este respecto, nos habla de su propia experiencial: “Yo me he encontrado en la Universidad a un grupo de gente que podía haber seguido siendo funcionario, pero que se ha buscado su propio empleo. Han arriesgado todo lo que tenían por un proyecto. La Universidad tiene unos tiempos y un esquema que no es el del sector privado. Y la empresa necesita a la Universidad como apoyo y refuerzo intelectual en lo que se hace. Falta un componente intermedio, porque la Universidad percibe al sector privado como la gran empresa, pero no como una manera de hacer las cosas. La empresa no solo es el dinero y los recursos, es también una forma de trabajar".

En su opinión, entiende que en España hay mucha innovación, porque hay mucha imaginación. Lo que falla "es convertir eso en empresa y trasladarlo al sector privado". LGN Tech Design, de la que Vinós es el primer ejecutivo, nació oficialmente en julio de 2010 como esfuerzo de dos hermanos ingenieros, José Germán y Raúl Pérez Alonso, apasionados de las motos. Ellos mismos han diseñado desde cero la moto eléctrica, incluido el chasis. "Esto es tecnología 100% española", señala Vinós, que ensalza que José Germán dejara su carrera de profesor universitario para lanzar esta spin-off de la Universidad Carlos III, donde también se ha creado la Cátedra LGN.

Además de la elevada potencia, el prototipo ha demostrado, en el Campeonato del Mundo de motos eléctricas, que es capaz de correr (y mucho), pudiendo llegar fácilmente a los 200 kilómetros por hora en circuito y la sensación, según sus creadores, es muy especial. "Al ser el motor eléctrico, no se oye nada. Es una forma diferente de disfrutar la velocidad y el entorno. Quien la ha probado dice que la sensación es más parecida al surf o al esquí", asegura.

Creen que en pocos años pueden llegar a vender bastantes unidades. "Hemos hecho un plan de negocio bastante realista. La implantación de la moto eléctrica va a ser decidida, pero va a ir poco a poco. Primero irán las flotas, las instituciones, las compañías de alquiler y finalmente también el cliente particular. La compañía debería vender entre 10.000 y 12.000 unidades en el tercer año de producción", estima su consejero delegado.

La versión metropolitana está diseñada para que su batería tenga 100 kilómetros de autonomía a 100 kilómetros por hora de media, lo que, en realidad, en ciudad puede servir para recorrer unos 140 kilómetros. Su coste rondará entre los 7.000 y 8.000 euros y como ventaja clara tendría el coste de recarga, solo unos 80 céntimos de euro. Para recargarla solo haría falta un enchufe normal y tardaría alrededor de dos horas.

La innovación que ha desarrollado la spin-off y que LGN ofrece a las empresas que quieran implantarla, es un exclusivo sistema de recuperación de energía que asegura que las baterías ofrezcan autonomía suficiente para cada carrera, siempre al máximo de rendimiento. El problema asociado a una motocicleta eléctrica es el peso de las baterías, porque un vehículo de dos ruedas tiene que optimizar su peso para ser eficiente. Por eso, su desarrollo consiste en obtener energía por otros medios, en este caso, la regeneración de la frenada. Además, esta reducción de peso permite que el vehículo tenga una mayor autonomía, lo cual es una ventaja fundamental en un vehículo eléctrico. Se ha conseguido regenerar con la rueda trasera utilizando el propio motor eléctrico como generador, lo que ha permitido obtener logros de regeneración muy importantes. De hecho, el porcentaje de aprovechamiento de un vehículo de cuatro ruedas en frenada está en torno al 28% y el de la nueva moto diseñada está consiguiendo en pruebas prácticas en torno al 20%.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]