EN EL PUNTO DE MIRA

Vicios casposos

LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Vicios casposos
08-MAYO-2013
0
 COMENTARIOS  
  

El equipo de redacción de innovaspain.com ha estado trabajando durante meses en el primer Anuario de la Innovación en España. Todo un curso acelerado sobre cómo funciona este país y las instituciones y organismos que se ocupan y preocupan por la innovación.
Y como no podía ser de otra manera, nos hemos encontrado de todo: mucho bueno y también algunos vicios casposos, que dicen muy poco de las entidades que se ven salpicadas por actitudes más propias del siglo XIX que de la España que aspira a salir de la crisis económica por la que nos llevamos arrastrando más de cinco años.
De lo mucho bueno, el Anuario  refleja solo una parte. De lo malo, solo dos botones como muestra seleccionados entre el amplio anecdotario que nuestra redacción ha ido copilando a lo largo de los meses y que podrían incorporarse a una nueva edición del Celtiberia Show que Carandell seguro que está preparando en el cielo.
El primero, afecta a una agencia especializada en asuntos de innovación y se concreta en que cuando un redactor del Anuario llamó para que le facilitaran el  nombre del director/a a fin de hacerle llegar un envío por correo postal, le espetaron que no tenían autorización para facilitarle ese dato, y que enviara tan escabrosa  solicitud,  por escrito, a la dirección.
El segundo, hay que referenciarlo a una de las consejerías responsables de la innovación del rico panorama autonómico español y que ante una solicitud similar -que no igual- al caso anteriormente citado, salieron por los cerros de Úbeda. El intento de conocer el nombre del director de comunicación del consejero, se zanjó con la abrupta respuesta de que tal demanda no era posible resolverla así como así, por lo que fue necesario dar el número del DNI, el nombre y el teléfono de quien solicitaba tan delicada información para ponerse en contacto con él, cuando se dispusiera de la correspondiente autorización para hacer público el nombre del funcionario en cuestión. Como sea que pasaban los días sin tener noticias, insistimos en nuestro objetivo cuatro días después y, tras cierta dosis de persistencia, logramos ¡por fin! el nombre del personaje.
Dos casos, dos, que no se pueden elevar al nivel de categoría, pero que son prácticas viciosas que todavía permanecen en las administraciones españolas, sean estas locales, autonómicas o estatales, y que sería bueno que se fueran desterrando, si no es mucho pedir.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]