QUIÉN ES QUIÉN

José Luis López Gómez, un ingeniero imprescindible

MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2018  
José Luis López Gómez, un ingeniero imprescindible
29-MAYO-2013
0
 COMENTARIOS  
  

La concesión del premio al inventor europeo del año a José Luis López Gómez (Quintanilla Valdebodres, Burgos, 1941), demuestra dos cosas que en el mundo de la innovación tienen mucho recorrido: la edad y la pertenencia.

El primero de los enunciados tiene que ver con que la innovación no es una cuestión de la juventud y que con más de setenta 'castañas' se puede ser el mejor. El segundo confirma, una vez más, que  en la mayoría de las ocasiones, la innovación surge en el seno de la empresa y que no es un asunto que proceda siempre de un sofisticado laboratorio con muchos genios por metro cuadrado.

De López Gómez es la frase  “la Innovación, casi siempre, es más eficaz con la ayuda de la tecnología y aquí los ingenieros es donde deben sentirse necesarios y la sociedad valorar estas capacidades, pues a mi entender, pocas otras soluciones tenemos que no sea generar riqueza”.

El premio, concedido por la Oficina Europea de Patentes, homenajea el sistema electrónico ideado por López, que perfecciona el tren articulado Talgo corrigiendo la posición de las ruedas conforme a la curvatura de la línea y permite mantener la estabilidad del tren a altas velocidades.

López, que lleva más de 40 años en Talgo, fue el más votado entre los 15 preseleccionados, en un concurso llevado a cabo a través de Internet. El ingeniero español también estaba preseleccionado en la categoría de inventor industrial del año, que se han llevado los austríacos Claus Hämmerle y Klaus Brüstle, por el invento de una bisagra antiruido para muebles de cocina.

Como directivo de la empresa Patentes Talgo, López Gómez ha sido un claro impulsor de la innovación y de la tecnología aplicada al servicio del transporte ferroviario y, especialmente, de tecnología española para la fabricación de trenes de alta velocidad. Entre sus numerosos inventos destacan el sistema Talgo de cambio de ancho para poder circular sin detenerse, por ejemplo, en vías de ancho Español y ancho Europeo; o el torno de foso para torneado de ruedas de tren sin tener que desmontarlas, con lo que se consigue evitar vibraciones en la marcha del tren y en consecuencia mejorar la comodidad del pasajero.

José Luis López Gómez realizó sus estudios de Ingeniería Técnica en el ICAI de Madrid. Trabajó en varias empresas como Tricotosas CIM, ENOSA, Somme de envases y tapones, John Deere, Elma S.A. y trabajó en Patentes Talgo desde 1967.

En Patentes Talgo ostentó los cargos de Jefe de Talleres en Barcelona, Jefe de Talleres en Madrid, Jefe de ingeniería de Talleres y desde 1990 fue Director Técnico de Patentes Talgo. En 1996 fue nombrado Director General de Tecnología (I+D), cargo que ostentó hasta su jubilación en 2004, convirtiéndose desde esa fecha en asesor técnico de presidencia de Patentes Talgo.

Durante los 46 años de vida laboral José Luis López Gómez intervino directamente en el desarrollo de distintos  inventos y patentes como la máquina para la fabricación de roscas para bombonas de butano, que permitió reducir el tiempo de fabricación de 3 minutos a 40 segundos por unidad, hasta el desarrollo de la patente de guiado de rodaduras con rueda libre por GPS, pasando por el desarrollo de la suspensión activa para trenes Talgo y otra decena de patentes.

José Luis López Gómez ha sido siempre un defensor de la capacidad de innovación de Talgo y de sus ingenieros quienes “están a los niveles más altos de la tecnología ferroviaria en el mundo". Una de las líneas de mayor esfuerzo de investigación es la eficiencia energética, y en la actualidad los trenes Talgo de Alta Velocidad son de los de menor consumo, plaza/km y en este campo se prevé dar un gran impulso reduciendo el consumo por plaza/km del orden de un 20%.

Patentes Talgo está exportando trenes a Estados Unidos, Alemania o Rusia, fruto de varios contratos de venta de trenes y equipamiento de mantenimiento, el más reciente a Arabia Saudita, el conjunto del contrato para las empresas españolas es de 6.736 millones (valor de más de 600.000 coches), todas estas ventas, se deben fundamentalmente al desarrollo de la Alta Velocidad Española (AVE) y a la tecnología Talgo, “llevada a cabo por ingenieros con entusiasmo y con ganas de conocer a fondo las condiciones de esa tecnología del contacto rueda-carril para diseñar y desarrollar vehículos y vías que ofrezcan gran calidad de marcha y confort para el viajero”.

En opinión del premiado, Talgo siempre apoya la investigación en temas de ingeniería ferroviaria, con acciones como “Premios Talgo a la Innovación”, o ayudando a los ingenieros de la empresa, que quieren doctorarse.

López Gómez mantiene la teoría de que en estos días en que se está hablando, sin descanso, de la economía y en consecuencia de la financiación “que a muchos nos aturde y desorienta, y sobre todo a la gente joven con ilusión, pienso que hay que abstraerles de tantos trapos sucios y convencerles de lo que nadie dice, que para llegar a la financiación antes tiene que haber un proyecto para generar riqueza. Si queremos cambiar la situación hay que hacer las cosas de otra manera, ahí es donde la Innovación es imprescindible y en este campo la Ingeniería debe jugar un papel fundamental".

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]