EN EL PUNTO DE MIRA

La manipulacion del lenguaje

SABADO, 24 DE FEBRERO DE 2018  
La manipulacion del lenguaje
16-JUNIO-2013
0
 COMENTARIOS  
  

En un reciente seminario sobre Lengua y Periodismo celebrado en San Millán de la Cogolla, la princesa Letizia denunciaba la intencionalidad en el uso del lenguaje, algo que, sin duda, debió aprender en su paso por la televisión en donde la palabra es todo menos neutra. Venía a señalar algo a lo que ni filólogos, ni semiólogos, ni políticos son ajenos: las palabras tienen ideología  y, por ello, para unos el lenguaje tiende a perpetuar el sexismo, mientras que para otros, como recordó la princesa, la crisis, por ejemplo, “tiene su propio lenguaje y que su utilización puede ser intencionada; no es lo mismo decir ayudas que rescate, crecimiento negativo o recesión o reestructuración en vez de recortes".

De eso, los profesionales de la comunicación y los políticos saben lo que no está escrito y aunque está por descubrir de qué laboratorio surge la terminología que se impone a la sociedad en determinados momentos, nadie podrá discutir que el éxito corona la mayoría de los intentos que se realizan en este sentido y habrá que convenir que términos como “marea”, “columna” o “austericidio” no aparecen por generación espontánea y todas y cada una de ella tienen una carga de intencionalidad sobre la que sería pueril debatir.

En el corto periodo de unas semanas, una palabra, “austericio”, se ha instalado en la sociedad española envuelta en supuestas pretensiones científicas al cuestionarse la política económica impuesta por la Comisión Europea, animada por la canciller alemana, sobre si es la austeridad la respuesta correcta ante una crisis como la actual o si se debe apostar por el “austericidio” para solucionar un problema de deuda pública en el que lo importante no es el déficit, sino el crecimiento.

Un pequeño trabajo de campo -circunscrito solo a las dos primeras páginas- realizado a través de Google, cuando se busca el vocablo “austericidio”, no permite llegar a ninguna conclusión seria, pero resulta divertido lo que se encuentra.

Cuando se hizo este ejercicio, la primera noticia que aparecía en Google nos remitía al editorial de Carles Francino en la Cadena Ser en eso que alguien con buen tino ha bautizado como "austericidio".

La siguiente noticia, fechada en Extremadura, ponía en boca del portavoz de Comercio del Grupo Socialista en el Parlamento que las "políticas de austericidio" que practican Rajoy y Monago, "están arruinando" a los pequeños empresarios de la región del sector de servicios "y no sirven para salir de la crisis".

El digital Publico.es tiene su espacio titulando que “El 'austericidio' ya afecta a todos: Europa se contraerá un 0,4% en 2013” Inmediatamente después aparece el anuncio de que #laSextaColumna “analiza mañana en Austericidio el efecto de los recortes como medida para salir de la crisis”, enfatizando que la receta de la Unión Europea y Alemania, la austeridad, no está funcionando.

Más adelante es el líder del PSM-Entesa, Biel Barceló, quien critica las actuales políticas de los gobiernos del PP. "El austericidio nos está hundiendo cada día más, no están haciendo nada para crear empleo".

El gratuito “20 minutos” se une a la campaña titulando que “La Generalitat, las patronales y los sindicatos acuerdan acabar con el 'austericidio' en Cataluña” Bajo el titular “Austericidio” el profesor Gil Calvo publicaba en El País un artículo en que el autor se interrogaba sobre si ¿Se está creando por fin el caldo de cultivo de un extraordinario malestar social, que podría llegar a producir un estallido civil por el efecto catalizador del injusto austericidio que nos infligen?

El periódico asturiano “La Nueva España” titulaba que “Llamazares alerta del aumento de la pobreza por las políticas de austericidio” Como colofón, el expresidente del Gobierno, González, se unía al coro y criticaba que Europa que "está haciendo una política de austeridad que llevada a su extremo es de austericidio".

Post-it
Para la Fundéu, la palabra austericidio está bien formada, se refiere a ‘matar la austeridad’ y, por lo tanto, no es adecuado emplearla con el sentido de “matar por exceso de austeridad”.
Esta palabra aparece cada vez con mayor frecuencia en las noticias económicas para aludir, con  connotaciones negativas, a los efectos de las medidas de austeridad, como en “Cada vez son más las voces que animan a acabar con las políticas de austericidio o Como consecuencia del austericidio, la deuda pública italiana se ha disparado.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]