INNOVACIÓN AL DÍA

Ciudad del futuro: la revolución ya está aquí

VIERNES, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Ciudad del futuro: la revolución ya está aquí
02-NOVIEMBRE-2011
0
 COMENTARIOS  
  

La elección de Málaga como ciudad más “inteligente” de España y como primera sede europea de la EmTech, congreso anual del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) sobre tecnologías emergentes, ha vuelto a situar en primera línea de interés ciudadano el proyecto Smart Cities, iniciativa europea para alcanzar la sostenibilidad y mejorar la calidad de vida de las ciudades. Más detalles sobre los proyectos desarrollados en Málaga en el siguiente video.

 

El Índice de Ciudades Inteligentes de IDC se compone de 94 indicadores clave relacionados con las siguientes áreas: generación, suministro y uso de la energía, medio ambiente, gobierno, movilidad y construcción. El último objetivo es mejorar la calidad de vida de la población que reside en las ciudades, garantizando así un desarrollo económico sostenible.

Tras Málaga, quedaron finalistas Barcelona, Santander, Madrid y San Sebastián. La ciudad andaluza ocupa el primer puesto por haber obtenido una puntuación alta en dos Dimensiones de Inteligencia: Energía y Medio Ambiente Inteligentes y Servicios Inteligentes. Estos buenos resultados vienen avalados por la coeficiencia a través de su proyecto Smart City Málaga, donde la ciudad es pionera.

En un momento en que la población del planeta ha superado los 7.000 millones de habitantes, la iniciativa europea de “Smart City” se centra en la problemática de sostenibilidad de las ciudades actuales y, más específicamente, de los sistemas energéticos. Una “Smart City” se define como una ciudad que mejora la calidad de vida y la economía local, avanzando hacia un futuro bajo en emisiones de CO2. Las inversiones en eficiencia energética y en energías renovables locales, junto a la reducción en el consumo de energía fósil y de emisiones, son herramientas que ayudan a alcanzar la sostenibilidad y mejorar la calidad de vida en una ciudad.

El término “Smart City” es un concepto utilizado en investigaciones científicas y en marketing empresarial, siendo empleado frecuentemente tanto por organismos públicos como privados; sin embargo, todavía no se ha establecido una definición clara para este concepto.

Hay tres características principales que parecen ser comunes al uso de esta expresión:

1.- no dañar el medio ambiente;

2.- utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) como herramientas para la gestión (inteligente)

3.- su fin último debe ser el desarrollo sostenible.

En España se ha generado un alto grado de competitividad entre ciudades por incorporarse al proyecto y hoy son noticias habituales en los medios, noticias sobre la aplicación del proyecto europeo.

Ahí tenemos a la capital de Cantabria que se ha propuesto convertirse en la ciudad más inteligente de Europa. Al proyecto 'Smart Santander' que ya ofrece datos sobre las plazas de aparcamiento disponibles en la ciudad, la temperatura y humedad del ambiente, se suman ahora nuevas aplicaciones para que los ciudadanos más emprendedores amplíen su capacidad de negocio gracias a la telefonía móvil. Para ello, el ayuntamiento y Telefónica han firmado un convenio de colaboración de dos años que incluye varias líneas de actuación en el campo de las nuevas tecnologías y la innovación, ámbitos que se verán reforzados por los recursos y experiencia de la empresa de telefonía.

La Iniciativa Smart City Valladolid-Palencia, puesta en marcha hace un año por los dos ayuntamientos y el Ente Regional de la Energía (EREN), ha celebrado recientemente su segunda asamblea en las instalaciones de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico de Valladolid, en la que los alcaldes de ambas localidades expusieron algunos de los proyectos que ya se están tramitando dentro de esta iniciativa de la que forman parte 34 empresas. “Estamos identificados con el proyecto, y hay que adaptarlo a las ciudades, a su idiosincrasia, particularidades, población, tejido industrial y sociología”, aseguró ayer el regidor vallisoletano.

El proyecto Smart City de estas dos ciudades está trabajando en ámbitos como el turismo lingüístico, ahorro de energía e industria agroalimentaria.

Según expertos, las claves del proyecto Samart son: 

Capacidad de inversión
La crisis es el principal lastre para la inversión en las smart city, lo que obliga a la máxima imaginación para reducir gastos y hacer modelos innovadores. Hay un retorno de la inversión desde el punto de vista económico y social en un plazo de uno o dos años.

Sinergias
La colaboración público-privada es fundamental y se aboga por establecer sinergias entre la administración y la empresa para generar ahorros.

Visión global
Resulta necesario olvidar la visión departamental para adoptar una perspectiva global de la gestión de la ciudad. Pese a que los ayuntamientos son quienes habitualmente debe controlar la gestión, cada parte debe encargarse de lo que mejor sepa hacer.

Foco de información
Aunque almacenar datos que pueden convertirse en información es algo que no gusta a muchos ciudadanos, la smart city es un foco de información. Por ejemplo, a través del bluetooth del móvil se puede identificar el lugar exacto donde está el individuo.

Sensorización
Las urbes no se construyeron pensando en este tipo de instalaciones y ello obliga a realizar obras o a desplegar sensores en lugares –como las farolas–, donde ya existe una fuente de alimentación eléctrica. Los sensores actuales aún son demasiado grandes como para que se convierta en una necesidad el disimular su presencia.

Procesar información
¿Qué ocurrirá cuando haya millones de sensores desplegados en las ciudades y se deba procesar esta información a tiempo real?  A la tecnología aún le queda recorrido para procesar adecuadamente un gran número de datos en tiempo real. 

Para más información, pinchar aquí 

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]