EN EL PUNTO DE MIRA

Familias y empresas reducen su endeudamiento;el Estado, no

MIÉRCOLES, 21 DE FEBRERO DE 2018  
Familias y empresas reducen su endeudamiento;el Estado, no
25-NOVIEMBRE-2013
0
 COMENTARIOS  
  

A finales del segundo semestre de 2013 la deuda total de España representaba el 323,5% del PIB, frente al 319% de 2012, incremento al que no ha contribuido el sector privado, que sigue haciendo los deberes, sino el Estado que se muestra incapaz de asumir sus compromisos y reducir la deuda pública que se situaba a finales de junio en 943.410 millones de euros (92,30% del PIB) frente a los 922.828 millones (88,20% del PIB) del trimestre anterior. Estos niveles de deuda pública seguirán aumentando al menos hasta 2016, cuando alcanzarán entorno al 100 % del PIB, desde el 84 % registrado en 2012 debido, en su mayor parte, al programa de estabilidad para cumplir con los objetivos de déficit europeo.

Los últimos datos publicados por el Banco de España delatan la laxitud del Estado y de sus administraciones públicas, frente al sector privado, en donde la deuda de familias y empresas sigue cayendo. La deuda de los hogares ha pasado de representar el 86,6% del PIB (máximo histórico) en 2009, al 79,9% en junio de este año, lo que supone que las familias han visto cómo sus deudas con el banco se han reducido en unos 70.000 millones de euros. En el caso de las empresas, el ajuste de inversiones y la venta de activos han hecho posible que su endeudamiento haya pasado de representar el 143,6% del PIB al 128,3% actual.

Frente al esfuerzo que familias y agentes privados están realizando para reducir su endeudamiento, el Estado queda en evidencia al no haber conseguido enfrentarse al déficit público y tampoco culminar un proceso privatizador significativo, por lo que sigue engrosando el saldo de deuda pública.

El incumplimiento del Estado en materia de gasto se consigue pese a que, según el Banco de España, el estricto cumplimiento de los objetivos presupuestarios es factor "primordial para afianzar la credibilidad en el proceso de consolidación".

La explicación del incumplimiento del Estado en sus compromisos hay que buscarla en los "persistentes y elevados déficits primarios acumulados durante el período", al que también ha contribuido, aunque en menor medida, la carga de intereses, así como la puesta en marcha de distintos fondos estatales para el pago a los proveedores de las comunidades autónomas y corporaciones locales, o los recursos destinados a la reestructuración del sector financiero y las contribuciones a los mecanismos de rescate europeos que también han elevado la ratio de deuda.

El gasto público no ha parado de crecer en España desde que comenzó la crisis económica. En concreto, esta partida se incrementó en España un 8,8% desde el año 2007 hasta el 2012. Es decir, pasó del 39,2% del PIB al 48% registrado el año pasado. Y si en 2012 los ingresos de las administraciones sumaron 509.711 millones, los gastos alcanzaron la nada
desdeñable cifra de 621.327 millones de euros.

Aunque el gobierno ha tratado de no demonizar el gasto y de explicar que el gasto público en España está en línea con la Unión, la realidad nos indica que los países más austeros en 2012 fueron Alemania, que apenas aumentó su nivel de gasto público a un 44,6%, Luxemburgo, que se situaba en el 43,0% e Irlanda en el 42,0%. Letonia, Rumania, Lituania y Bulgaria con un gasto público en torno al 36% sobre el PIB, cierran la lista.

La concatenación entre deuda, gasto y déficit es evidente y la ecuación muy complicada de resolver, en la medida en que España tiene un problema enrevesado que es el reducidísimo nivel de ingresos públicos en relación al PIB, muy alejado de países como Dinamarca que recauda cerca del 56% de su PIB o Italia que recauda casi el 48%.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]