INNOVACIÓN AL DÍA

El capital social español, entre los más bajos de Europa en capacidad innovadora

DOMINGO, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
El capital social español, entre los más bajos de Europa en capacidad innovadora
20-DICIEMBRE-2013
0
 COMENTARIOS  
  

La Fundación Cotec para la innovación tecnológica ha presentado en la Real Academia de Ingeniería (RAI) el último informe sobre “Capital social e innovación en Europa y en España”, en el que se analizan los efectos del capital social en la innovación productiva en nuestro país y su comparación con cerca de una treintena de países europeos.

El documento es el resultado de la investigación realizada por el Profesor Víctor Pérez-Díaz, doctor en sociología por la Universidad de Harvard, que a utilizado cerca de un centenar de indicadores procedentes de encuestas internacionales relacionados con el capital social, entendido en su sentido más amplio. En ellos analiza las redes y conexiones sociales en los ámbitos de la empresa, la familia y la sociedad en general, junto a aspectos institucionales y culturales.

Para ello, en todos los indicadores se han tenido en cuenta los efectos, tanto individuales como colectivos, que cada uno de ellos puede tener en la capacidad innovadora de los países contemplados en el estudio, con el fin de explorar mecanismos causales entre capital social e innovación productiva, aquella que está dirigida a crear productos y servicios (o procesos y tecnologías) y ponerlos a disposición de la sociedad.

Asimismo, en el informe se distinguen tres grupos europeos de países claramente diferenciados, según se acercan a ese modelo de capital social afín a la innovación o se alejen de él. El primer grupo estaría formado por los países nórdicos, incluyendo a Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega e Islandia, junto con SuizaPaíses Bajos, caracterizados por una capacidad de innovación más alta.

El segundo lo integrarían los países centrales como Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Irlanda y Reino Unido, que presentarían unas tasas medias, salvo en el caso de Alemania que se acercaría más a los niveles del primer grupo. Y, el tercer grupo, el más alejado del modelo noreuropeo, lo formarían los países mediterráneos y de la Europa del Este, caracterizados por bajos niveles de capacidad innovadora.

España se situaría en este último grupo, cuya estructura de capital social es menos afín a la innovación productiva, con una evolución en los principales indicadores analizados caracterizada por su estabilidad en el tiempo, un nivel bajo y una estructura inadecuada, lo que supone una clara barrera que dificulta que España consiga tasas altas de innovación.

Por último, el informe señala que existe una clara relación entre la “calidad” del capital social y la innovación productiva en todos los países que se han analizado, utilizando los indicadores anteriores. Una mejor calidad corresponderá a sociedades poco individualistas, caracterizadas por niveles altos de capital social interno en las empresas y niveles bajos de capital social universitario, y de capital familiar orientados hacia adentro.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]