EN EL PUNTO DE MIRA

La economía China se convierte en motivo de preocupación mundial

DOMINGO, 25 DE FEBRERO DE 2018  
La economía China se convierte en motivo de preocupación mundial
04-MARZO-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción
@innovaspain

Los mercados internacionales andan revueltos como lo demuestran los episodios de inestabilidad que se han registrado en las últimas semanas y que han tenido su origen en la desaceleración de China y la renovada preocupación por los riesgos de su banca en la “sombra”, los problemas de Turquía, Argentina y Ucrania y unos indicadores un tanto más flojos de lo esperado en EEUU.

Más allá de estos detonantes, el fondo del problema está en que el contexto global vigente hasta 2012 (expansión china, alza del precio de las materias primas y expansión de la liquidez) ha ido quedando atrás, y en que la respuesta de algunos emergentes no ha sido adecuada porque aplicaron políticas expansivas y no aprovecharon la bonanza para promover reformas de calado.

Por ello, algunas economías afrontan desequilibrios importantes, especialmente déficits exteriores, que requieren tipos de cambio más depreciados, tipos de interés más elevados y crecimientos de la demanda interna más modestos, en un año con abundantes elecciones y un contexto internacional complejo.

Sin embargo y con la excepción de algunos países que han aplicado políticas abiertamente heterodoxas, la situación en los emergentes es mucho más sólida que hace unos años, lo que sugiere  que el contagio de los países más frágiles (su peso es relativamente bajo) sobre el conjunto de los emergentes, y desde luego sobre los avanzados, será limitado. Sobre todo, si estos países actúan con determinación, el abandono de la política monetaria expansiva de la Fed progresa ordenadamente y la debilidad de los indicadores de EEUU, como se espera, sea transitoria, aunque todo ello no será suficiente como para evitar fases de volatilidad.

Sin embargo, la evolución de los acontecimientos en China va a ser mucho más determinante, debido a su extraordinario peso en la economía mundial (la mitad que EEUU o la Eurozona) y no tanto por sus previsiones de crecimiento -7,5%, tasa inferior a la de los últimos años pero asumible por la economía mundial-  sino  por  la reciente publicación de una serie de indicadores de actividad más flojos de lo esperado y las especulaciones en torno a la primera quiebra en la banca financiera en la sombra que han puesto en cuestión las perspectivas para la economía china. La debilidad de los indicadores probablemente está relacionada con la celebración del nuevo año chino y la quiebra se evitó, pero la incertidumbre está lejos de haberse resuelto.

El riesgo de una desaceleración fuerte en China en próximos ejercicios, sigue vivo. El modelo de crecimiento chino no es sostenible (exceso de inversión, escasa rentabilidad de determinadas grandes empresas públicas, boom inmobiliario, situación financiera de administraciones territoriales…) y el país afronta un proceso de reformas y liberalización que no es fácil que tenga una transición fluida sin que se produzcan en algún momento altibajos significativos. Si las autoridades chinas, ante una eventual caída abrupta del crecimiento demoraran reformas y ajustes, los riesgos y el potencial de crecimiento a medio plazo, podrían verse comprometidos.

Aunque los analistas de referencia consideran difícil cuantificar el impacto de un shock en el crecimiento de China sobre la economía mundial, existe un cierto acuerdo en señalar que el impacto sería importante a pesar de que una parte relevante del impacto comercial se vería limitado porque la caída de importaciones del resto del mundo se vería compensada por el descenso de sus exportaciones; de la escasa integración financiera internacional de China y del efecto compensador de la caída del precio de las materias primas, salvo para los exportadores de estos productos y los países con riego de deflación.

El espectacular desarrollo de la banca china en la sombra (la financiación por esta vía ha pasado del 46% del PIB en 2010 al 84% del PIB en 2013 según JP Morgan), con fuertes vínculos con la banca tradicional, peor supervisada y con la percepción de que emisores y distribuidores garantizan las inversiones, representa un riesgo importante. La desaceleración económica actual y las tensiones en el interbancario (donde se financia a corto plazo parte de la banca en la sombra) hace probable alguna quiebra este mismo año.

Post-it
Las estimaciones realizadas con el modelo de Oxford Economics apuntan a  que una caída del PIB chino de 2,5 puntos, reduciría el crecimiento mundial en 1 punto y el precio de las materias primas no energéticas e un 15% y del petróleo en un 5%, estimaciones a tomar con cautela.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]