ACTUALIDAD

Aparecen insectos hembras con pene y machos con vagina en cuevas brasileñas

DOMINGO, 25 DE FEBRERO DE 2018  



Aparecen insectos hembras con pene y machos con vagina en cuevas brasileñas
19-04-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción Innovaspain
@Innovaspain

Investigadores de Japón, Brasil y Suiza han encontrado cuatro especies de insectos del género Neotrogla –pertenecientes al orden de los psocópteros o piojos de los libros– en los que se invierten las características sexuales. Estos animales miden entre 2,7 y 3,7 milímetros y se han descubierto en el interior de cuevas brasileñas.

Tal y como informa la Agencia SINC, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de las especies, las hembras de estos insectos cavernícolas tienen una estructura en forma de pene que los científicos han llamado ‘ginosoma’, mientras que los machos presentan un órgano sexual arqueado con aspecto de vagina. Los detalles se publican en la revista Current Biology.

“Al tener pene, las hembras de Neotrogla parecen ser masculinas, excepto porque producen óvulos y poseen estructuras relacionadas con la puesta de huevos”, aclara a Sinc Kazunori Yoshizawa, investigador de la Universidad de Hokkaido (Japón) y autor principal del estudio. “Las hembras de este género probablemente son las más masculinas entre todos los animales descubiertos hasta la fecha”.

El científico reconoce que, aunque la inversión de roles o comportamientos ya se había identificado en varios animales distintos, “el caso de estas especies de Neotrogla es el único ejemplo en el que también se invierte el órgano reproductor”.

Más de 40 horas de cópula
El ‘pene’ de la hembra tiene unas espinas –diferentes en cada especie de Neotrogla– con las que sujeta fuertemente al macho durante la cópula, que puede durar un tiempo sorprendente: de 40 a 70 horas. El macho se coloca debajo de la hembra y esta inserta su pene en la 'vagina' del macho para tomar su esperma.

La parte membranosa del pene se hincha dentro de la cámara genital masculina, y las numerosas espinas de la membrana unen internamente a la hembra con el macho. El estudio sugiere que las espinas del ‘ginosoma’ pueden ayudar a la estimulación genital, pero su función de anclaje parece predominar.

De hecho, cuando los investigadores trataron de separar a una pareja de esos insectos durante el coito, tirando de los dos, se quedaron con gran parte del cuerpo del insecto pero la zona del acoplamiento genital quedó unida. Según los expertos esto muestra el control que ejerce la hembra sobre el macho.

“Es muy probable que todo el proceso de apareamiento sea controlado activamente por las hembras, mientras que los machos son más bien pasivos. El pene femenino, al tener esta función de anclaje, resulta un dispositivo ideal para controlar la cópula activamente”, subraya Kazunori.

Los investigadores especulan que la inversión sexual de estos insectos puede haber evolucionado así debido al ambiente con pocos recursos propio de las cuevas donde habitan. Posiblemente, los machos de este género proporcionan unos nutritivos regalos seminales junto al esperma que entregan a la hembra.

Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email


Comentar

CAPTCHA Image Reload Image
    

(*) Campos obligatorios

  



Cópula de Neotrogla curvata con la hembra sobre el macho, en ese orden. / Current Biology-Yoshizawa

© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]