INNOVACIÓN AL DÍA

El preocupante futuro al que estará abocado la innovación en las próximas décadas

SABADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
El preocupante futuro al que estará abocado la innovación en las próximas décadas
29-ABRIL-2014
0
 COMENTARIOS  
  

Durante los próximos veinte años asistiremos a una evolución del modelo postindustrial de crecimiento propiciado por las nuevas tecnologías, en el que las fuentes de creación de valor pasarán de ser materiales a basarse en la innovación y la gestión del talento. Este nuevo modelo productivo tendrá amplias repercusiones económicas, sociales y políticas, generando un enorme reto para el ámbito organizativo de las empresas.

Esto es lo que se desprende del último “Informe España en el mundo 2033”, dirigido por Javier Solana para PWC, a partir de la investigación llevada a cabo por Álvaro Imbernón y Ángel Pascual. En él se habla del paso de la sociedad de la producción a la de la innovación, que ha puesto en primer plano la gestión del talento, un asecto que tendrá enormes repercusiones socioeconómicas en los próximos veinte años.

En el nuevo modelo productivo de las próximas décadas, la innovación será la base de todo. Como consecuencia, la lucha por el talento y la movilidad laboral alcanzarán cotas desconocidas hasta ahora. Un fenómeno que, junto al impacto de las nuevas tecnologías en los procesos de fabricación, podría alimentar la desigualdad entre los trabajadores y tener efectos sociales difíciles de prever.

Otra de las preocupaciones que se derivan del informe será la sustitución de la mano de obra por las nuevas tecnologías emergentes. Muchas de las ocupaciones existentes hoy en día serán susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas. Desde el sector del transporte y de la logística, hasta los administrativos y los empleos vinculados a los procesos de fabricación y producción, estarán en serio peligro de ser sustituidos.

Este contexto obligará a los gobiernos de los países desarrollados a fomentar empresas de gran tamaño, por lo que, aseguran, los recursos que ahora destinan a las pymes preferirán emplearlos en apoyar la creación de grandes compañías. Las únicas pymes que tendrán opciones serán las de base tecnológica, las especializadas en servicios a grandes conglomerados y las que ocupen un nicho muy específico.

Eso sí, las condiciones económicas premiarán de forma creciente el talento y la innovación. Esto se traducirá en una concentración de talento en centros o polos de empresas y trabajadores altamente cualificados e interconectados en un espacio donde compiten y colaboran al mismo tiempo.

Centros de Innovación

Estos centros o nodos de innovación atraerán la creatividad y acapararán la mayor parte del crecimiento económico, actuando como catalizadores de desarrollo. En el plano industrial, estos nodos, con sus respectivas zonas de influencia, se situarán principalmente en las áreas urbanas de los grandes mercados. En cuanto a la innovación disruptiva, de alto contenido tecnológico, podrá aglutinarse en países como Israel, Singapur, Suecia o Finlandia.

En una economía en la que el valor añadido proviene del capital inmaterial, será clave contar con estos centros de innovación, lo que incrementará las políticas públicas orientadas a captar y retener talento. La facilidad para crear estos centros, la simplificación de los trámites administrativos y los incentivos fiscales guiarán la residencia tanto de profesionales como de las nuevas empresas.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]