EN EL PUNTO DE MIRA

Magdalena Alvarez, una nueva mancha en la marca España

LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Magdalena Alvarez, una nueva mancha en la marca España
26-MAYO-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción
@innovaspain

Pese a que la Audiencia Provincial de Sevilla ha colocado a la actual vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Alvarez, en el escalón de imputada al confirmar lo decretado por la jueza instructora del caso, Alaya, quien señaló a Álvarez como “una de las promotoras, en connivencia con otros (…) del procedimiento implantado por la Junta para financiar las ayudas de los ERE, las cuestionadas transferencias de financiación, que la magistrada considera ilegal”, la política andaluza se resiste a abandonar su puesto en Luxemburgo pese a que tanto el ministro de Guindos y como el secretario de su partido, Rubalcaba, han apelado a su sentido de la responsabilidad.

Por el momento, el sentido de la responsabilidad de la que fuera ministra con Zapatero se ha traducido en forzar su agenda oficial en los últimos días -8 y 9 de abril-, tal y como se ha hecho eco la web del BEI cuyas últimas tres noticias se refieren a tres actuaciones de Álvarez con instituciones españolas: BBVA, Bankinter e ICO por un total de 1.600 millones de euros.

La decisión de la Audiencia por la que avala las sospechas de la jueza Alaya al considerar que “no es irracional o arbitraria la hipótesis de entender que la técnica fuera introducida para propiciar lo que finalmente ocurrió” está siendo la comidilla de la normalmente tediosa vida funcionarial de la sede del BEI, algunos de cuyos miembros no dudan en manifestar que la situación de Alvarez no perjudica tanto la imagen del banco como a la de España.

En efecto, la situación de Alvarez en el corazón de Europa no deja de ser un torpedo en la línea de flotación de la marca España y una prolongación de la ya de por sí penosa lista negra de casos de corrupción que se están destapando en España en los últimos años y que tiene un fuerte impacto en el mundo comunitario.

La vicepresidenta del BEI, por su parte, se considera abandonada por su partido y esgrime, en círculos de su confianza, que se siente traicionada y abandonada por el PSOE del que no ha recibido el apoyo que ella esperaba como respuesta a los muchos favores que, según ella, se le adeudan y que pueden poner al PSOE en una situación incómoda. Dimitir en estas circunstancias supondría, en su opinión, reconocer la existencia de un posible delito y como dijo en cierta ocasión la exministra, a ella nadie le quiebra.

Recientemente, el fiscal general del Estado, Torres-Dulce, durante su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso, se mostró partidario de que, con carácter general, los políticos imputados dejen sus cargos cuando se abra juicio oral contra ellos, si bien apunta que, en algunos casos, esa dimisión debería producirse antes, en función de la trascendencia pública del afectado y de si se le impone alguna medida cautelar.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]