ACTUALIDAD

Nariz robótica para detectar los aromas del peligro

MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2018  



Nariz robótica para detectar los aromas del peligro
27-06-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción Innovaspain
@Innovaspain

Blanca Lorena Villareal Guerra, licenciada con mención honorífica en 2008 de la carrera de Ingeniero en Mecatrónica del Tecnológico de Monterrey (México), ha creado una nariz robótica que es capaz de detectar y seguir con rapidez una fuente de olor. Este invento puede ser de gran utilidad para detectar fugas de gas en desastres naturales o para prevenir accidentes industriales, e incluso como un medio para asistir en el cuidado de ancianos.

Su creación no sólo detecta el aroma sino que identifica la dirección de la que procede y puede ser integrado en un robot móvil. “En zonas de desastre, la localización de estas fugas suele ser una tarea de alta prioridad", remarca Villarreal al ser entrevistada por Technology Review con motivo de su reconocimiento como uno de los 10 innovadores mexicanos menores de 35 años.

Imitación de las fosas nasales
La ingeniera Villarreal ha dedicado cuatro años a su investigación del doctorado que realiza en el Centro de Robótica y Sistemas Inteligentes del Tecnológico de Monterrey. Su trabajo está inspirado en la naturaleza imitando el funcionamiento de la nariz humana lo que le ha permitido obtener mediciones más rápido y reducir el tiempo de respuesta del robot.

Así, una serie de sensores químicos colocados en cámaras que imitan las fosas nasales y están, al igual que en la naturaleza, separados por un tabique conforman el mecanismo creado por Blanca Lorena Villarreal. Los datos que estos sensores reciben son enviados mediante radiofrecuencia a una computadora que los analiza en tiempo real y obtiene una dirección estimada de la posición de la fuente de olor. Desde esta terminal se giran las órdenes para que el robot se mueva siguiendo el aroma y su trayectoria.

“A diferencia de otros, tiene la característica de que en cada ciclo de ventilación la cámara de aire se vacía y los sensores están listos para una nueva medición”, explica la joven. Así, el sensor tarda solo un ciclo en detectar que ha habido un cambio de dirección en la trayectoria del olor, lo que permite al robot realizar el seguimiento más rápido y que pueda “autocorregirse”.

Esta capacidad de autocorrección que permite al robot reaccionar instantáneamente para seguir el rastro del olor se debe a un algoritmo reactivo diseñado por Villarreal Guerra, utilizando inteligencia artificial, en concreto, programación genética. 

Aplicación al mundo real
Respecto a la transferencia a la empresa, el campo en el que prevé mayor potencial es la detección de fugas en plantas petrolíferas y en instalaciones donde se manejan productos químicos, por ejemplo, mediante su instalación en un robot supervisor. 

Otras posibilidades, además del rescate en zonas de catástrofe, son la detección de explosivos y drogas en aeropuertos, la exploración espacial y de zonas radiactivas, y la ayuda en residencias de ancianos, donde un robot podría detectar cuándo necesitan asistencia, por ejemplo, a través de la captación del olor a orina o sudor.

Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email


Comentar

CAPTCHA Image Reload Image
    

(*) Campos obligatorios

  



Blanca Lorena Villareal Guerra, creadora de la nariz robótica

© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]