INNOVACIÓN AL DÍA

El mundo universitario busca su nueva identidad

VIERNES, 23 DE FEBRERO DE 2018  
El mundo universitario busca su nueva identidad
07-JULIO-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Juan F. Calero
@innovaspain

José Cabrera: “Tenemos que explotar las viejas certezas y explorar las nuevas realidades”

José Antonio Díaz: “La Universidad puede que haya mantenido la excelencia, pero no la exclusividad en la creación de conocimiento”

José Molero Zayas: “El poder político español jamás se ha apoyado en la Universidad, prefiere a cualquier consultora”

Díaz-Garreta y Marín abrieron la Jornada 

El Foro de Empresas Innovadoras celebró la semana pasada la jornada “La Universidad en la Sociedad del Aprendizaje” con la colaboración de Fundación Telefónica y en la sede de esta última. Una oportunidad para debatir acerca de los planes de la Universidad en su adaptación a un nuevo entorno. Si en algo coincidieron los distintos ponentes fue en que la institución ha perdido peso como única generadora de conocimiento. El saber no entiende de centralismos ni de intermediarios. Tampoco los nuevos alumnos.

Alejandro Díaz-Garreta, director de Estrategia, Educación y Publicaciones de Fundación Telefónica, mencionó en su breve discurso de apertura que la base de Fundación Telefónica es la Educación y citó a Víctor Hugo al afirmar que “el futuro está en los maestros de escuela”.

Francisco Marín, presidente del Foro de Empresas Innovadoras, definió al mismo como “una asociación que busca la convergencia entre el mundo de la empresa y la universidad con el foco en la I+D, y que promueve los debates que, (a su juicio) deberían tener lugar en la sociedad civil. Es además un sitio donde no hay restricciones más allá de las marcadas por el sentido común para proponer cualquier tema. No nos debemos a nadie”.

La primera intervención correspondió a José Cabrera, CEO de Cabrera Management Consultants. El empresario mostró cierta condescendencia con los plazos para que la Universidad se adapte a la nueva realidad. “De la sociedad que conocemos nos dirigimos a otra y es normal que no sepamos claramente hacia donde vamos porque nadie nos ha dado las respuestas. Muchos futuros son posibles para la Universidad, pero es preciso hacer las preguntas adecuadas”.

Para Cabrera, las instituciones que hemos creado en las últimas décadas son disfuncionales y en este momento no pueden formar parte de una nueva coyuntura. “Es preciso, aunque insuficiente, explotar lo que sí sabemos hacer para lograr una Universidad más eficiente”. En paralelo, son numerosos los desafíos. “La colaboración masiva es un nuevo modelo de creación de valor. Los nuevos alumnos son interactivos y colaborativos. No esperan clases magistrales”.  Considera también que tenemos que dejar de hablar de jerarquía y entender que el nuevo orden será una redarquía. “La Universidad se parecerá bastante a una red social”. Para Cabrera la Educación debe ser abierta para cualquier persona, en cualquier lugar y para toda la vida; basada en competencias (“será más importante lo que no sabemos que lo que sabemos”), con nuevos estándares para reconocer y verificar el aprendizaje. “Tenemos que explotar las viejas certezas y explorar las nuevas realidades”, concluyó.

Para el segundo ponente, el catedrático de Sociología de la UNED José Antonio Díaz, los tiempos son disruptivos pero el debate sobre el cambio de paradigma lleva 40 años encima de la mesa. Igual que Daniel Bell hablaba en los 60 de que el lugar central había pasado de la fábrica a la Universidad ahora es momento de preguntarse: ¿corresponde el conocimiento a las universidades?. Para Díaz es preferible hablar de centros de creación de conocimiento . En este sentido, “la Universidad puede que haya mantenido la excelencia, pero no la exclusividad. Mejor hablar de conectivismo; el conocimiento está en la red y la Universidad es un nodo más.

El catedrático de Sociología de la UNED José Antonio Díaz

Díaz considera también que la tecnología no es neutra, no es solo intermediaria, sino que aporta valor y provoca la toma de decisiones. Otro concepto que ganará peso progresivamente será el de heutagogía, el autoaprendizaje. “A quien quiere aprender y tiene voluntad, no le importa hacerlo al margen de la institución y eso es algo que la Universidad debe tener muy en cuenta. Hay tres preguntas fundamentales que han cambiado: Cómo, Cuándo y Dónde. Hay que adaptarse”.

Pedro Aranzadi, director general del portal Universia en España, explicó en qué consiste miríada, el proyecto desarrollado junto a Telefónica Learning Services. En ese salto definitivo del portal al e-learning encontramos un concepto muy presente durante toda la jornada: desintermediación.  Cursos gratuitos y abiertos que los convierten en masivos. (“la media es de 6.000 pero hemos tenido cursos con más de 30.000 alumnos”). “Es imposible que un profesor evalúe todo eso, por lo que dotamos a los cursos de componentes sociales para que los alumnos se evalúen entre ellos, creamos foros, wikis, etc. En año y medio hemos impartido 140 cursos de 33 universidades, casi todas españolas aunque se van a ir incorporando cada vez más universidades iberoamericanas”.  

La crítica constructiva de José Molero Zayas

Definido como el “San Pablo de la innovación”, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Molero, arrancó su intervención reconociendo que la Universidad de hoy es infinitamente mejor que la que teníamos hace 35 años. “Es mentira que no haya cambiado”. A continuación expuso los que según su parecer son los principales problemas de la institución. Disfunciones que urge resolver antes de dar el siguiente paso.

Para Molero, el entorno  social no está comprometido con la Universidad. “Tampoco el poder político, que prefiere los servicios de cualquier consultora, algo que no ocurre en el mundo anglosajón”. La pérdida de 9.000 empleos en la universidad pública a lo largo de los últimos cuatro años tampoco ayuda. “¿Cómo vamos a hacer la renovación sin profesores jóvenes?”.

Para este veterano, las facultades adolecen también de problemas estructurales. “Es complicado gestionar nada al depender del MEDU, del MINECO y además de las instituciones autonómicas”. Entiende que los instrumentos gubernamentales de la Universidad están obsoletos, hiperdemocratizados y centralizados. “Las universidades son escasísimamente autónomas, incluyendo los aspectos financieros”.

Defiende la necesidad de reducir el número de universidades y de títulos para fomentar la competencia y la especialización. “¿Cómo voy a competir con Shangai si no puedo hacerlo con Castilla-La Mancha?... Urgen planes estratégicos. Bolonia ha sido un desperdicio, pero no por el concepto en sí, sino por la cantidad de tiempo que los profesores dedicamos desde entonces a la burocracia… Y, o cambiamos eso, o mejor no hablar de globalización”.  “Además, continuó, el catedrático, hemos perdido la oportunidad de orientar los postgrado hacia la innovación. En innovación hay que crear cosas juntos, y eso requiere nuevas instituciones, muy híbridas, para valorizar y crear conocimiento. Y no olvidemos que las ciencias humanas, también son ciencias y no reciben el dinero que deberían”.

El cierre de la jornada corrió a cargo de Federico Morán, secretario general de Universidades del Ministerio de Educación.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]