INNOVACIÓN AL DÍA

Bruselas facilitará un plan de rescate para pymes europeas

VIERNES, 23 DE FEBRERO DE 2018  
Bruselas facilitará un plan de rescate para pymes europeas
10-JULIO-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción
@innovaspain

La Comisión Europea ha aprobado este mismo miércoles un nuevo programa de ayudas públicas nacionales para el rescate de empresas con problemas, y cuyas principales novedades son que facilitarán a los estados miembros apoyar a las pymes, pero obligando a los inversores a asumir parte de los costes de la reestructuración.

Las nuevas reglas se aplicarán a todo tipo de empresas que no sean instituciones financieras, ya que éstas ya cuentan con su normativa específica, y entrarán en vigor el 1 de agosto de 2014.

Estas directrices de ayudas al salvamento sólo podrán concederse temporalmente para un período de seis meses. Al término de este plazo, la empresa beneficiaria deberá devolverlas o presentar un plan de reestructuración que garantice su viabilidad a largo plazo sin más subvenciones.

Asimismo, las ayudas a la reestructuración sólo podrán concederse una vez cada 10 años para evitar que las empresas no viables se mantengan artificialmente en vida gracias a la ayuda pública.

Novedades

El principal cambio de las nuevas reglas es que permitirán que las ayudas públicas a las pymes se concedan para un período de 18 meses, lo que permitirá a los estados miembros a ayudar mejor a las pymes a hacer frente a sus problemas de liquidez. Bruselas quiere que estas ayudas sean sobre todo préstamos y garantías, en lugar de subvenciones directas o aportaciones de capital.

También se establecerán filtros mejores para que las subvenciones lleguen a las empresas que las necesiten realmente y evitar así malgastar el dinero público. Además, los Estados miembros deberán demostrar que la ayuda es necesaria par remontar las dificultades, por ejemplo en las zonas donde el paro es elevado, y que puede por ejemplo reducir la pérdida de empleo.

Finalmente, y siguiendo el ejemplo de la banca, las nuevas reglas exigen que los inversores privados asuman la parte que les corresponde de los costes de reestructuración. Los inversores deberán cubrir las pérdidas sufridas antes de que se conceda ninguna ayuda pública, y el Estado deberá obtener un retorno por su inversión si el plan de reestructuración tiene éxito.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]