QUIÉN ES QUIÉN

Jordi Camí, director del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona

MIÉRCOLES, 19 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Jordi Camí, director del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona
27-AGOSTO-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción Innovaspain
@Innovaspain

Doctor en Medicina (especialista en Farmacología Clínica) y catedrático en la Universitat Pompeu Fabra, Jordi Camí Morell dirige tanto el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) como la Fundació Pasqual Maragall. Entre 1997 y 2002, creó y desarrolló los estudios en Ciencias de la Salud y de la Vida de la Universidad Pompeu Fabra. Con posterioridad, también ha impulsado la gestación de nuevos centros de investigación, como el Centro de Regulación Genómica (CRG) o el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB) y, en particular, la creación del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) que dirige desde 2005.

El PRBB agrupa actualmente siete centros públicos de investigación, que reúnen a más de 1.400 personas (un 40 por ciento del personal científico es extranjero). Desarrollan investigación biomédica, desde la perspectiva molecular hasta la poblacional, todo ello en un entorno excepcional al lado del Hospital del Mar de Barcelona.

1. A lo largo de su trayectoria profesional, ¿qué decisión ha tomado que haya tenido como consecuencia un mayor grado de innovación?
 
El PRBB es un buen ejemplo de un proyecto que impulsé con visión de futuro en un entorno que, al principio, no confiaba o quizás no entendía que era el momento de concentrar recursos científicos (en lugar de dispersarlos), aprovechar la sinergia que supone un núcleo de investigación potente en conexión con un hospital terciario así como establecer oportunidades para la creación de valor. Conforme el proyecto cobraba forma, se fue consiguiendo confianza, pero ello fue progresivo y muy lento. El PRBB existe gracias a la perseverancia, persuasión y muchas horas de pedagogía que se fueron combinando a partes iguales con la intuición y el atrevimiento que suponía un proyecto eminentemente innovador. Planificar una infraestructura de más de 50.000 metros cuadrados frente la playa de Barcelona, con el objetivo de atraer los mejores científicos y revolucionar procesos de investigación, era una visión utópica para muchos. El riesgo de fracaso era altísimo, aunque hoy es una realidad y una referencia.
 
2. ¿Cuáles son las claves para culminar con éxito un proceso innovador?
 
Es imprescindible que el líder del proyecto se gane la confianza de las partes interesadas o stakeholders. Otra clave es contar siempre con un equipo humano de primer nivel, de calidad, con capacidad crítica y completamente motivado e implicado. Además, tanto el propio líder como el equipo con el que se rodea debe estar preparado para rectificar y adaptarse constantemente a las nuevas realidades y retos.

3. Tres consejos para quienes estén dispuestos  a abordar cambios, acciones o procesos innovadores en su empresa o entorno.
 
Fundamentalmente, estar dispuesto a fracasar. Esto es lo primero y más importante, pero desgraciadamente aún no es moneda corriente en nuestro medio. En segundo lugar, escuchar a la organización, a sus personas y estar atento a todo lo que pasa a nuestro alrededor. En este sentido, el aislamiento es antitético a la innovación. En tercer lugar, crear y mantener un buen ambiente en la propia organización, tan agradable como abierto a la crítica y a la renovación. La innovación es imposible si no se cuenta con las propias personas. 

4. ¿Cuál es, a su juicio, la mayor innovación que ha tenido lugar en los últimos 50 años en todos los ámbitos?
 
El impacto del internet y la tecnología wireless es indudablemente, una innovación de primera categoría, también para el propio mundo de la ciencia. Pero en el caso de la biomedicina es obligado citar la innovación que permite la reprogramación celular. Es decir, la capacidad de convertir células de la piel en células de músculo o neuronas en leucocitos, para poner un par de ejemplos. Lo que hoy en día ya es posible a nivel experimental, en el laboratorio, llegará un día que revolucionará la medicina porque permitirá crear tejidos u órganos para auto-trasplantes a partir de nuestras propias células. En 2006, el japonés Shinya Yamanaka consiguió por primera vez crear una célula madre desde una célula adulta, es decir, una célula capaz de diferenciarse de nuevo en cualquier otro tipo celular. Conjuntamente con John Gurdon, Yamanaka ganó el Premio Nobel en 2012 por esta aportación clave.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]