INNOVACIÓN AL DÍA

El cambio generacional, uno de los factores clave en la continuidad de una empresa

MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
El cambio generacional, uno de los factores clave en la continuidad de una empresa
05-NOVIEMBRE-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Borja Ramos
@innovaspain

El relevo generacional se ha convertido en uno de los factores críticos en muchas de las pequeñas y medianas empresas de nuestro país. Muchas veces conciliar trabajo y familia no es nada sencillo, y lo cierto es que no todos los herederos de empresas familiares están dispuestos a continuar con el negocio o, al menos, no de la misma manera que sus progenitores.

Los estudios son claros, y muestran que al menos el 70% de estas empresas en España no  superan el relevo generacional, y solamente el 15% superan el segundo cambio de generación. Y es que el salto intergeneracional es un período crítico en la vida de toda empresa de origen familiar, que debe prepararse y trabajarse adecuadamente para superar con éxito el proceso.

Un cambio generacional bien enfocado facilita la continuidad de los vástagos y fortalece el negocio, además de convertirse en una época perfecta para incorporar cambios en su sistema de funcionamiento. Debe gestionarse sin vacilación, para evitar que se convierta en un factor adicional que erosione la empresa, sobre todo en época de “vacas flacas”.

De esta manera, y para que se haga con las mayores garantías posibles, lo mejor es planificar la sucesión con tiempo suficiente, y siempre intentando que la empresa viva un buen ciclo económico y la familia atraviese una etapa de armonía. Con el cambio generacional y organizacional devienen las claves indispensables para garantizar la continuidad exitosa de las pymes.

Por ello, el empresario debe tener muy claro que el futuro y la continuidad de su empresa, que con tanto sacrificio fundó e hizo crecer, dependerá de cómo se planifique y efectúe todo el proceso de sucesión, y que éste sólo será completo si además de abarcar el relevo generacional también incluye el cambio organizacional adecuado para dotar a su empresa de la estructura y organización necesarias, que le permita afrontar los retos y exigencias del mercado actual.

Dicho proceso requerirá, además, de "un análisis profundo y honesto de las posibilidades futuras de la empresa, de los intereses del grupo y de las personas que están en disposición de asumir el mando en la empresa", según han señalado desde la Universidad de Deusto, lo que implica mucha comunicación y transparencia entre todos los miembros.

Esta dirección compartida no es sólo positiva para que el sucesor se forme y gane experiencia, sino también para generar confianza entre empleados, proveedores, accionistas, bancos o clientes. En el caso de varios herederos, lo más importante sería establecer, de forma clara, las funciones de cada uno de los miembros, una decisión que es mejor tomarla incluso antes de coger las riendas, y delimitando el área de trabajo de cada uno de ellos.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]