INNOVACIÓN AL DÍA

Biotecnología española para combatir los males de la esquizofrenia

MARTES, 20 DE FEBRERO DE 2018  
Biotecnología española para combatir los males de la esquizofrenia
09-DICIEMBRE-2014
0
 COMENTARIOS  
  
Borja Ramos
@innovaspain

En España, más de medio millón de personas sufren una de las enfermedades más difíciles de controlar en el mundo, la esquizofrenia. Esta dolencia castiga tanto a pacientes como a familiares, y se ha convertido en la tercera causa de discapacidad más frecuente entre los jóvenes.

Ante esta drástica situación, a una bioquímica catalana se le ocurrió la idea de crear un medicamento para atajar la enfermedad. Se trata de Teresa Tarragó, una investigadora que hace tres años decidió empezar a trabajar por su cuenta y buscar nuevas dianas terapéuticas para enfermedades mentales.

En este contexto, dejó la investigación a tiempo completo en el Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB-CSIC), y creó la empresa  “Iproteos”, con la seguridad personal de poder encontrar en un futuro no muy lejano un fármaco que pueda aliviar los síntomas derivados de esta enfermedad degenerativa.

Tal como ha señalado la investigadora catalana, “en los últimos cinco años se ha demostrado que, antes de los brotes psicóticos característicos de la esquizofrenia, aparecen problemas de aprendizaje, dificultades con los estudios, falta de concentración o mala memoria, un conjunto de problemas que llamamos déficits cognitivos. Y ante esta situación, no hay ningún fármaco que trate estos déficits y tenerlo es una gran necesidad”, ha explicado.

Por ello, y si todo sale bien, esta empresa se ha puesto como plazo 2016 para comenzar con los ensayos clínicos en humanos. Sus responsables consideran que pueden frenar el progreso de la esquizofrenia y mejorar la calidad de vida de los pacientes lo suficiente como para que puedan volver a trabajar o estudiar. Además, según ha explicado Tarragó, la empresa ya tiene otras dos moléculas basadas en la misma tecnología con las que pretende atacar el párkinson y la epilepsia, también en fases tempranas.

El problema es que se trata de un proceso largo, de al menos un año de duración, y cuyo coste superará con creces los tres millones de euros. Por ello, se han visto obligados a adaptarse a las circunstancias, y desde el pasado verano no han parado de buscar todo tipo de personas o empresas que quisieran financiar su proyecto.

Financiación

A través de este proceso, “Iproteos” se han convertido en la primera empresa biotecnológica española que recurre al micromecenazgo por acciones -equity crowdfunding-. Al contrario que en el micromecenazgo normal, los participantes que inviertan pueden recibir a cambio acciones de la empresa.

La empresa ha conseguido ya 1,7 millones a través de una primera ronda de financiación, fondos públicos del Ministerio de Economía y de la UE, y a través del micromecenazgo.

En estos momentos, la empresa necesita otro millón y medio de euros para concluir toda la fase previa antes de los ensayos con pacientes, algo que esperan conseguir con una nueva ronda de financiación que comenzará a mediados de 2015 “y en la que cualquier persona que lo desee podrá contribuir”, ha concluidoTarragó.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]