INNOVACIÓN AL DÍA

El sistema español de innovación continuó deteriorándose en 2013

MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
El sistema español de innovación continuó deteriorándose en 2013
05-FEBRERO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Juan F. Calero
@juanfcalero

 

Juan Mulet (primero por la derecha), director general de COTEC ayer en Madrid

Las empresas de 10 a 49 empleados que realizan I+D son las que más han disminuido en el período 2008-2013 con una caída del 44,2%. Las de 50 a 249 empleados cayeron en un 22,6% y las de más de 250 empleados disminuyeron en un 16,5%.

La novedad de este año es que el sector privado, por primera vez desde el comienzo de la crisis, financia ya más que el sector público.

El número total de investigadores disminuyó en 2013 un 2,8%. Los del sector publico cayeron un 4,1% y los del privado lo hicieron en un 0,5%.

Tras la reciente presentación por parte del INE, de la Estadística sobre Actividades de I+D (2013) y de la Encuesta sobre Innovación en las Empresas Españolas (2013), y de los últimos datos publicados en la base de datos de Eurostat, Cotec presentó ayer en Madrid un análisis de la situación y evolución de estos indicadores en los últimos años durante una rueda de prensa en la que participó el Director General de Cotec, Juan Mulet.

Desde el año 1995 hasta el inicio de la crisis en 2008, los gastos totales en I+D en España no pararon de crecer, con altibajos significativos y llegando a crecimientos superiores al 15% en 1998 (16,7%), 2002 (15,5%) y 2006 (15,7%). Sin embargo, desde que comenzó la crisis la tendencia de estos indicadores se ha invertido en España y a partir del año 2009 (-0,7%) comenzó una etapa de descenso que llego a alcanzar el -5,6% en 2012 y que ha continuado con una caída del -2,8% en 2013, último año del que se dispone de datos estadísticos. “Podríamos decir que a día de hoy estamos en niveles de 2007”, ha señalado Mulet.

Una evolución negativa que no han seguido los principales países de nuestro entorno, especialmente Alemania y Francia, que no han dejado de crecer desde 2009 hasta 2013 con una media de crecimiento en estos cinco años del 4,42% y del 2,82%, respectivamente. En otros países como Italia, su gasto ha crecido de forma ininterrumpida desde 2009 hasta que en 2013 ha registrado una reducción de un -1,5% con respecto al año anterior, y en Reino Unido, comenzó con una fuerte caída en 2009 del -9,8%, que compensó con crecimientos del 5,9% (2010), 2,7% (2011) y 5,6% (2012), para volver a caer este último año en un -1,6%. En ese mismo periodo el gasto medio de la UE-28 se redujo un -1,1%, en 2009, para crecer a continuación un 4,1% (2010), un 5,1% (2011), un 3,9% (2012) y un 1,5% (2013). “Somos el único país de nuestro entorno que no ha confiado en la I+D con más razón durante la crisis. Esta pérdida de capacidad en I+D+i hará más difícil para España abordar la reindustrialización que exige el mercado global y fomentar un emprendimiento capaz de generar alto valor añadido”.

Principales resultados de la Estadística sobre Actividades de I+D (2013)

La “Estadística sobre Actividades de I+D en España”, se basa en el Manual de Frascati e incluye la I+D pública y la I+D privada (tanto interna como externa) de todas las empresas, siendo el proxy más habitual y fiable para datos de investigación e innovación. En su última edición, que ofrece datos correspondientes a 2013, indica que el gasto total en I+D en España ascendió ese año a 13.012 millones de euros, lo que representó el 1,24% del PIB y supone un descenso del 2,8% respecto al año anterior, en el que el gasto alcanzó los 13.392 millones de euros (1,27% del PIB).

Por sectores de ejecución, el sector privado fue el que representó un mayor porcentaje sobre el gasto total en I+D del país, con el 53,3% (53,1% Empresas y 0,2% Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro-IPSFL) mientras que el sector público representó el 46,7% restante (28% Enseñanza Superior y 18,7% Administración Pública). Si analizamos la variación del gasto en I+D ejecutado entre 2012 y 2013, observamos que la caída del gasto total en España del -2,8% es resultado de la media entre la caída del -3% que se ha producido en el sector público y la caída de un -2,7% en el sector privado.

La principal novedad de este año es que, por primera vez desde el comienzo de la crisis, el sector privado, con un 46,9% (Empresas, un 46,3%, e Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL), un 0,6%), financió las actividades de I+D en mayor medida que el sector público, con un 45,7% (Administración Pública, un 41,6%, y Enseñanza Superior, un 4,1%), y los fondos procedentes del Extranjero lo hicieron en un 7,4 % restante. En 2012, el sector público todavía era el que más financiaba, con un 47,1%, seguido del sector privado, con un 46,2%, y por los fondos procedentes del Extranjero, que financiaron el 6,6%.

Al analizar las componentes del gasto empresarial en I+D, que ascendió en total en 2013 a 6.906 millones de euros, observamos que el 92% correspondió a Gastos Corrientes (4175 millones de euros a Retribuciones (60%) y 2182 millones a Otros gastos corrientes) y sólo el 8% correspondió a Gastos de Capital (549 millones de euros). Y al analizar la evolución de estas componentes con respecto al año anterior es interesante ver que las Retribuciones al personal dedicado a I+D en las empresas no sólo se mantienen sino que incluso aumentan en un 1,6%, mientras que la componente de Otros gastos corrientes se reduce ligeramente, en un -2%, mientras que la componente de Gastos de Capital se desploma con un -27,3%. Al buscar algún componente positivo, Juan Mulet considera que al menos las empresas están intentando mantener a sus empleados “aunque desde hace años no invierten en nuevos activos de I+D”.

Por tamaños de empresas, las de 10 a 49 empleados que realizan I+D son las que más han disminuido durante el periodo 2008-2013, con una caída del 44,2%, mientras que las de 50 a 249 empleados cayeron un 22,6% y las de más de 250 empleados disminuyeron en un 16,5%. Para Mulet “el desmantelamiento de este tejido empresarial, formado por empresas que apuestan por la innovación como base para su competitividad y que es fundamental para nuestro país, está hipotecando nuestro futuro desarrollo”.

En cuanto al personal, en 2013 un total de 203.302 personas se dedicaron a actividades de I+D, en equivalencia a jornada completa (EJC), de las cuales 123.225 eran investigadores. La mayor parte de los investigadores sigue trabajando en el sector público, un 64% (78.314), frente a un 36% (44.911) que trabajan en el sector privado. Al analizar la variación en el número de investigadores respecto al año anterior se observa que el total disminuyó un -2,8%, que corresponden a una caída del -4,1% en el sector público (81.625 investigadores en 2012) y del -0,5% en el sector privado (45152 investigadores en 2012).

Por comunidades autónomas, las que dedicaron un mayor porcentaje de su PIB a actividades de I+D, por encima de la media nacional del 1,24%, fueron el País Vasco (2,09%), Navarra (1,79%), Madrid (1,75%), Cataluña (1,50%). En el otro extremo, las regiones que menor porcentaje dedicaron fueron Baleares (0,33%), Canarias (0,50%) y Castilla-La Mancha (0,53%).

Con respecto al gasto registrado el año anterior, las dos únicas comunidades que en 2013 presentaron tasas de crecimiento fueron Extremadura (un 0,9%) y Madrid, que parece que se ha estabilizado después de caer un -8,7% en 2012 con un pequeñísimo incremento que hace que su tasa de variación se quede en el 0,0%. Mientras que las que mayores descensos registraron en 2013 respecto al año anterior fueron Castilla y León (-14%), Cantabria (-12,8%) y Castilla-La Mancha (-12,6%)

Principales resultados de la Encuesta sobre Innovación en las Empresas Españolas (2013)

La “Encuesta sobre Innovación en las Empresas Españolas” se basa en el Manual de Oslo y es una encuesta realizada sólo a empresas de más de 10 empleados. Además es relativamente joven y ha cambiado varias veces de metodología, por lo que sus resultados son todavía poco fiables y difíciles de contrastar a nivel internacional.

Una definición, acuñada por Cotec en el año 2006, dice que una innovación es “todo cambio basado en el conocimiento que genera valor”. Básicamente existen dos tipos de innovaciones: innovaciones tecnológicas, que son aquellas basadas en las ciencias exactas y naturales; e innovaciones no tecnológicas, que parten de las ciencias socioeconómicas y de humanidades. Según los datos de la Encuesta de Innovación en las Empresas Españolas (2013), el 26% del total de empresas españolas de 10 o más empleados tuvieron al menos una innovación tecnológica o no tecnológica en el período 2011-2013, frente al 25,9% del periodo 2010-2012.

Por  ramas  de  actividad,  las  empresas  de  Vehículos  de  motor  se situaron en 2013 a la cabeza en el gasto en innovación tecnológica, con un 13,4%, seguidas de las de Servicios de I+D (12,1%), Farmacia (7,9%), Actividades Financieras y de Seguros (7,3%) y Telecomunicaciones (6,2%).

Para el Director General de Cotec, Juan Mulet, “evidentemente estos datos se refieren a 2013, por lo que no son capaces de reflejar todavía si la recuperación económica en España tiene, como esperamos, consecuencias positivas sobre las actividades de I+D+i”.

 

 

 

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]