REFLEXIONES A LA PARRILLA

Nostalgia e innovación.

JUEVES, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
 PARRILLA DE SALIDA   
 REFLEXIONES A LA PARRILLA 
Nostalgia e innovación.
06-FEBRERO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Rafael Zaragoza
@rafazaragozatc

Muchas veces rememoramos el pasado anhelando lo perdido o simplemente sufrimos al recordar un ya lejano y fugaz momento de cariño. Siempre estamos recordamos.

¿A quién le es ajena la nostalgia? La nostalgia nos hace profundamente humanos, pero además es una máquina del tiempo que nos permite transitar por nuestro pasado para proyectarlo al futuro.

¿Cómo utilizar y canalizar toda este potencial emocional para la Innovación? La pregunta en sí puede parecer  una tontería.

No obstante, cuando alguien piensa en cómo solucionar, por ejemplo, un problema de negocio se arraiga a su realidad más inmediata, pero lo hace sobre todo, apelando a su memoria. Desde el pasado, desde sus recuerdos, y a veces, desde la nostalgia. El mero hecho de bucear en su mente buscando un momento que le hizo feliz, es una poderosa palanca que al recuperarlo puede ser el detonante de una aproximación diferente y fresca para afrontar el reto que se tiene que resolver.

Sin embargo, si lo que se quiere es utilizar la nostalgia como catalizador, como herramienta útil para trabajar con nuestros clientes, es obligado saber qué se la provoca. Se trata del acto más empático, humano y difícil de conseguir. Tratamos de capturar el insight más potente al entrar de lleno en las entrañas de los recuerdos de nuestro interlocutor. Como una pseudo psicoanálisis, apelamos a explorar su alma.

Es un momento de máxima intimidad imposible de alcanzar tan sólo mediante preguntas en una breve entrevista o en un focus group. Cómo hacerlo, entonces ¿cuál es el truco? No existe, aquí entran en juego la capacidad de observación y la generación de hipótesis, probar con prototipos para analizar las reacciones y sus comentarios. Una piedra más en el camino: podemos escuchar a las personas, pero ¿y ellas?¿quieren hablar? En este caso los prototipos para empatizar son una buena forma de “escuchar a nuestro cliente haciendo cosas”. Y aunque resulte complicado, la nostalgia es un gran recurso por explotar como herramienta para generar una escucha activa de nuestro futuro cliente.

Pero, ¿puede ser a la par la nostalgia un freno para la Innovación? Posiblemente si la opción que se escoge es la de aferrarse al pasado, lo que la convierte en un freno muy grande para el progreso al apegarse a lo conocido para no perder lo ganado. Por contra, podemos hacer una apología de la destrucción de la nostalgia con lo que sin ella no hay ataduras y potencialmente emergen nuevos límites, nuevas fronteras. Algo parecido es lo que reclamaban algunos movimientos vanguardistas como el futurismo de Fillipo Tomasso Marinetti: “Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias variadas…”

Sin embargo, quizás más sea más interesante apelar a caminos intermedios que no apuesten tanto por una tábula rasa.  “El pasado no puede destruirse, lo que hay que hacer es volver a visitarlo con ironía, sin ingenuidad”, Umberto Eco.

 
 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]