INNOVACIÓN AL DÍA

A nuestro cerebro le gusta el vino con poco alcohol

JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2018  
A nuestro cerebro le gusta el vino con poco alcohol
26-MARZO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Julio Huete
@jhinnovaspain

A menos alcohol, más le gusta el vino al cerebro. Esta es la conclusión principal a la que ha llegado el primer estudio realizado por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) en colaboración con el Basque Culinary Center (BCC) acerca de la función cerebral a la hora de consumir vino. El objetivo del estudio, publicado en la revista científica americana Plos One, ha sido dar una respuesta objetiva a las dudas sobre los gustos del consumidor que tienen los productores de vino.

Por ello, la investigación se ha centrado concretamente en el nivel de alcohol de los caldos. Para conocer el comportamiento del cerebro según la graduación de cada vino, se ha recurrido al método de la resonancia magnética nuclear, al que se han sometido veinte personas que han participado en una cata de ocho vinos, agrupados de dos en dos. De este modo, los seleccionados tuvieron que probar esos dos vinos de la misma uva siendo la única diferencia el nivel de alcohol.

El proyecto, dirigido por Ram Frost, investigador del BCBL, ha deducido que el cerebro prefiere vinos con menor grado alcohólico. Según Frost, "los vinos con menor contenido alcohólico inducen a una mayor atención cerebral a aspectos como el aroma, el olor o el gusto de los caldos". Así pues, gracias al aislamiento del efecto del alcohol se ha conseguido el primer veredicto objetivo entre la relación de vino y neurociecia.

Por su parte, Iñaki Alava, investigador del BCC, reconoce que el proceso ha sido complejo ya que “hemos tenido que localizar voluntarios en condiciones muy determinadas”. En este sentido, los usuarios seleccionados han sido desde sumilleres y catadores profesionales hasta gente que jamás ha probado el vino. Precisamente el papel del BCC ha sido hacer la correcta elección de los vinos, algo que ha llevado alrededor de dos años.

El siguiente paso

El fin de todo este proceso de investigación no termina aquí. Tanto el BCBL como el BCC continuarán trabajando juntos en la elaboración de un segundo estudio en el que se investigarán las diferencias en la actividad cerebral entre profesionales del sector del vino y usuarios comunes. “¿Qué pasa cuando esta persona es un experto y tiene ordenada la sensación del vino? ¿Tienen el cerebro igual un sumiller que alguien que no lo es?”, se plantea Iñaki Alava.

Habrá que esperar para conocer las respuestas a estas cuestiones, pero lo que ya es una realidad es que hasta el momento el estudio recientemente publicado es pionero en cuanto a métodos de análisis y conclusiones. Gracias a esta investigación ya es posible afirmar que aspectos vinícolas como el aroma, la procedencia, la acidez, el olor o la cantidad de azúcar están en constante relación con el cerebro. 

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]