EN EL PUNTO DE MIRA

Los proyectos automovilisticos vascos se estrellan

VIERNES, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Los proyectos automovilisticos vascos se estrellan
10-ABRIL-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción
@innovaspain

Cuando a principios de 2012 se presentó el proyecto Hiriko -coche urbano en lengua vasca- mini utilitario eléctrico concebido por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y desarrollado por distintas empresas vascas con subvenciones para dar y tomar, pocos podían intuir que tres años más tarde la Fiscalía de Álava presentaría una querella criminal contra sus promotores al considerar que pudieron incurrir en los delitos de malversación de caudales públicos, fraude a la Administración y blanqueo de capitales, entre otros.

El fracaso del Hiriko se une al del Epsilon, otro gran proyecto vasco, consistente en crear un coche para competir en la Fórmula 1 y que fue objeto, en su momento, de  una comisión de investigación en el Parlamento Vasco, que en su dictamen final atribuyó responsabilidades políticas a personas del PNV que ocupaban cargos en el Gobierno Vasco y en las tres diputaciones forales en 2007.

Lo cierto es que la concesión alegre de subvenciones suele comportar serios riesgos y a su calor aparecen proyectos como el de Hiriko, supuestamente desarrollado por un grupo empresarial vasco entre los que se encontraba  un comercial de joyería, un empresario de canteras, un constructor  y  un político  del PNV  con nulos conocimiento de automoción.

Ambos dos fracasos parecen ser más que suficientes motivos para  que el Tribunal de Cuentas del Estado haya decidió fiscalizar a lo largo de 2015 las ayudas públicas que recibieron ambos proyectos, unos 48 millones de euros en el caso de Epsilon, y cerca de 18 para el coche eléctrico Hiriko.

El fallido proyecto obtuvo una subvención de cerca de 15 millones de euros del Ministerio de Ciencia y Tecnología del gobierno de Rodríguez Zapatero al gobierno de Patxi López y otros 2,7 millones del gobierno Vasco.

El proyecto fue uno de los estandartes de la tecnología vasca del futuro y se firmaron distintos acuerdos internacionales para su distribución, aunque finalmente no se llegó a comercializar ni a concluir su desarrollo al alegar problemas presupuestarios.

El prototipo del coche eléctrico biplaza, plegable al aparcar, con tracción y dirección a las cuatro ruedas y una autonomía superior a los 100 kilómetros, fue presentado ante la Comisión Europea en Bruselas en enero de 2012 anunciándose  que en 2013 estaría preparada la primera cadena de montaje para iniciar la producción, a razón de 7 a 8 unidades a la hora, cuyo precio para particulares rondaría los 12.500 euros.

El proyecto fallido se ha saldado con la fabricación de una sola unidad del modelo y una innumerable lista de irregularidades reiteradamente denunciadas en los últimos tiempos y que ha merecido finalmente la intervención del fiscal.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]