ENTREVISTAS

Jaime Otero Romaní, director de Desarrollo de Negocios en RightsTrade

SABADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018  



Jaime Otero Romaní, director de Desarrollo de Negocios en RightsTrade
04-05-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Eva Catalán / Los Ángeles (California)
@Innovaspain

“La idea es crear un mercado online mucho más rápido y fácil”

Se podría decir que Jaime Otero (Toronto, 1983) se encontró hace unos meses en unas de esas encrucijadas de la vida que se resumen como "el sitio justo en el momento correcto". El sitio era Los Ángeles; el momento, principios de 2014. Jaime había venido a terminar un master del Instituto Empresa en UCLA en la rama de "media&entertainment" (medios y entretenimiento). No contento con tener a grandes del negocio como Steve Krone entre sus profesores, Jaime dedicó gran parte de sus días a lo que los americanos llaman "networking" y una mañana de noviembre conoció al hombre que cambiaría su vida, Jason Kassin.

"A lo largo de pocas semanas conocí a 40 o 50 personas. Al final son las conexiones más raras las que acaban dando frutos. Un productor irlandés que había conocido en un seminario en Copenhague hace 5 años conocía a Kassin, fundador de FilmTrack, con quien me reuní". FilmTrack, como la describe Otero, es "una especie de Oracle para la gestión administrativa de las productoras de cine y televisión, una gestoría y consultora online de contratos, derechos y meta datos, con una impresionante lista de clientes y muy establecida en el ramo. "Kassin me contó que estaban justo en el proceso de lanzar una empresa para la compra y venta de derechos de emisión y distribución online". Estaba naciendo RightsTrade y Jaime Otero se incorporó al pequeño equipo de siete personas en marzo de 2014. Desde entonces, la plataforma ha acumulado 6.000 usuarios registrados entre compradores de derechos (alredor de un 70-65% del total), festivales, agentes de venta, y productoras. Geográficamente, están muy repartidos. Más o menos el 65% fuera de EEUU. Europa es el segundo territorio con más usuarios. "A finales de 2015 creo que estaremos cerca de los 10.000 usuarios," calcula Otero

¿Cómo funciona RightsTrade? La idea es tan sencilla que cuesta creer que no se haya puesto en marcha antes. Si eres productor, registras tu nuevo título y subes a la plataforma un screener (una versión digital de la película), que los compradores pueden descargarse y ver, "generando una marca de agua para que el vendedor sepa en todo momento quién ha visto su screener, dónde y cuándo". Además, RightsTrade proporciona la información sobre los derechos que ese título tiene disponibles, zonas geográficas y fechas en las que se puede programar o proyectar. El comprador interesado se pone en contacto con el vendedor y, desde este pasado mes de marzo, la propia plataforma RightsTrade proporciona una plantilla de contrato que se puede rubricar online a través de la aplicación DocuSign. Ni ferias de contenidos, ni viajes, ni reuniones. Todo rápido y claro y, lo que es más importante, con las máximas garantías legales. 

Interesado en "la convergencia entre tecnología y entretenimiento y cómo está cambiando la industria del cine en EEUU", Otero explica el germen de RightsTrade: "La idea es crear un mercado online mucho más rápido y fácil. No es que sea una idea rupturista, pero es algo que justo en este sector no existía. Existe en cualquier otra industria. Hubo intentos a finales de los noventa, pero no triunfaron. Pero estaba claro que era algo que tenía que existir". 

No era nuevo en el mundo del cine. En España, antes del Master, había trabajado en el ICAA (Instituto Cinematográfico del Ministerio de Cultura) y posteriormente montado dos empresas relacionadas con la industria. Una de ellas, la productora Lasoga Films, lanzó Vulnerable con Paula Echevarría (en co-producción con Fast Forward PC y Telefónica), que fue un éxito en su categoría, pero, incluso así, la cinta prácticamente sólo cubrió gastos. Cuando se plantearon el siguiente proyecto, llegó la crisis y las posibilidades de cubrir gastos desaparecieron del horizonte. Ahí fue cuando Otero decidió formarse más en la parte empresarial. 

"En España cuesta un poco conciliar las ideas de empresa y cine. Parece como que uno no es empresario si se dedica a hacer películas. Para muchas de las productoras pequeñas, su plan de negocio, es centrarse en cómo conseguir una subvención". De su experiencia en este terreno, donde a la hora de distribuir un título la promoción se lleva un porcentaje tan elevado del presupuesto total de una película, es de donde Jaime Otero saca su convencimiento de que RightsTrade no puede menos que ser visto positivamente por todos los jugadores en el mundo de la distribución. Como un Airbnb de los derechos del cine y tv.

"Yo había ido mucho a mercados de cine... son una locura. Sobre todo desde el punto de vista del productor. Siempre tienes la sensación de que estás persiguiendo a gente que a su vez persigue a otra gente. Es muy frustrante. Quieres conseguir un agente de ventas y, si no, un distribuidor directo. El agente de ventas está pendiente de vender lo suyo al distribuidor. El distribuidor prefiere reunirse con un agente de ventas que tiene varios títulos que con un productor individual. Pero incluso para el agente de ventas es difícil, porque al final tienen un catálogo de cien títulos. Como productor, si tu película es una entre 15 o 20, no sientes que se pelea por la tuya en especial. Por otro lado, RightsTrade es una gran herramienta para los grandes estudios a la hora de mover su librería (títulos antiguos). No tienen tiempo ni interés ... no pueden destinar recursos a eso. Pero es una fuente de ingresos importante". RightsTrade no pretende ser el sustituto de los festivales, las ferias o las reuniones, pero sí ofrecer una alternativa para no tener que ir a todos. "Simplemente es un mercado más, con la diferencia que está abierto todo el año". 

Hoy, Jaime se pasa los días investigando cómo hacer más útil la plataforma y reuniéndose con estudios y agentes de ventas para presentar la idea. El respaldo de una empresa tan establecida en el mundillo de Hollywood como FilmTrack es importantísimo. "Ellos manejan muy bien la disponibilidad de los títulos, que es el quid de la cuestión. No es tan fácil saber qué derechos puedes vender de determinado título. Puede estar disponible para plataformas de video on demand pero tener tres meses de derechos de emisión broadcast en Alemania de otro contrato anterior, por ejemplo. Todo ese entramado de disponibilidad se vuelca en nuestra plataforma desde FilmTrack y entonces puedes buscar contenido en base a su disponibilidad". 

Para tener todas esas posibilidades al alcance de un click solo es necesario compartir con RightsTrade un pequeño porcentaje de la venta. Eso, para los vendedores de contenido. Los compradores pagan otro tipo de cuota, más pequeña, para acceder al contenido disponible en RightsTrade

Un claro síntoma de que RightsTrade empieza a pitar en una industria donde cada vez entran en juego más productoras y productores independientes fue el que, hace unos meses una compañía subiera un título nuevo que empezaba a buscar financiación, Whiplash. Las pre-ventas permitieron terminar un proyecto que ha sido una de las grandes sorpresas de 2014 desde Sundance a los Óscar. "En ese caso, RightsTrade ha facilitado muchos acuerdos, pero aún no teníamos en marcha la plataforma que hemos lanzado ahora que nos permite participar directamente en el proceso de cierre de estos acuerdos". 

En el tradicionalmente opaco mundo de los acuerdos cinematográficos, muchos de ellos sellados en restaurantes exclusivos de Hollywood, la irrupción de algo como RightsTrade precisa de "un punto de educación, de enseñar al cliente una manera distinta de funcionar", en lo que se está centrando Otero. "Los compradores muchas veces llegan a un mercado como el MIP y van a ciegas, con poco tiempo, no sabe qué título se ha comprado en qué territorio y se llevan 80 de golpe y tienen que programar de una tacada todo ese material. Con RightsTrade puedes hacerlo sobre la marcha. Esto libera recursos para producción y marketing, que, en una industria como la española, es vital. No hay dinero para vender las películas como se deberían vender. El presupuesto solo está la producción pero no hay distribución, promoción". 

"Lo que pienso todos los días es: quién mas puede estar interesado en que nuestra idea triunfe. Y cómo me gustaría que funcionara un mercado on line. Qué facilita y mejora la experiencia del comprador: tener datos para comparar, taquilla, recaudación, que empezaremos a incluir. O por ejemplo pagar un poco más y poder buscar por títulos similares y cómo han funcionado en distintas plataformas. Trabajo en una hipótesis de cómo sería el mercado con información perfecta". 

Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email


Comentar

CAPTCHA Image Reload Image
    

(*) Campos obligatorios

  



Jaime Otero Romaní, director de Desarrollo de Negocios en RightsTrade

© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]