LA ENTREVISTA

Iñigo Busto y Javier Sánchez, fundadores de Luraki

SABADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Iñigo Busto y Javier Sánchez, fundadores de Luraki
07-JULIO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Julio Huete/Juan F. Calero (Tudela)
@innovaspain

Javier Sánchez, a la izquierda, junto a Iñigo Busto. Ambos componen Luraki. 

“Hacía falta una nueva generación de consumidores y de productores”

Para entender el origen de Luraki, sus fundadores Iñigo Busto y Javier Sánchez se remontan a lo que decidieron bautizar como “El espíritu Acapulco”. Pero no se encontraban en la costa sur de México, sino entre las cuatro paredes de la habitación de un hostal madrileño. “Acudimos a la primera edición de Wayra, y nos instalamos en una habitación del Hotel Acapulco, junto a la Gran Vía. Mirando cómo daba vueltas el ventilador del techo, asentamos nuestra exposición y fuimos despejando dónde queríamos llegar con Luraki”. Los dos ingenieros compartieron años de formacións en la Universidad de Navarra, tierra a la que regresan como una de las ocho propuestas seleccionadas por Orizont, la aceleradora de empresas agroalimentarias promovida por Sodena que arranca su programa de seis meses el próximo septiembre.

Luraki pone la tecnología al servicio de los productores. Se trata de una aplicación para encontrar los mejores productos agrícolas y cuenta actualmente con más de 800 productores registrados a los que el usuario puede acudir directamente, sin intermediación. Todos ellos han configurado su propio perfil y especificado cuáles son sus productos y los puntos de venta donde adquirirlos. “Queremos poner al productor donde se merece y poner nombre y apellido a los productos”, comenta Javier Sánchez, encargado de la parte técnica de Luraki. “Se trata de que ganemos todos: productor y consumidor”. Durante su etapa en la Universidad de Stanford, Sánchez recuerda que “el verbo to make” era una constante. Un clima de innovación que tanto él como su compañero Iñigo Busto tienen claro que “hay que trasladar a España”.

Busto, que ha trabajado en Australia y en diferentes países europeos, habla de la necesidad de apostar fuerte por un proyecto. “En nuestro caso es fundamental llegar a mucha gente para poder avanzar”. Y sale a la palestra la eterna dualidad éxito-fracaso o el papel del inversor como ‘gripes’ que debe superar una startup, “tanto las más jóvenes como otras más asentadas”.  Busto ofrece una visión realista cuando afirma que “los inversores solo piensan en el exit. Si te va bien te empujarán al triunfo, si no te empujarán al barranco”. En la misma línea, Sánchez recuerda que hace años “vendimos otra empresa miserablemente, por 20.000 euros”. Añade que “es muy triste que necesites 3.000 euros para empezar y 2.000 para cerrarla. Pensé que antes de pagar por finiquitarla –el proyecto ya no daba para más pero fue un buen aprendizaje- prefería malvenderla, así que la historia no nos salió mal del todo”.

El nuevo proyecto juega con los cambios generacionales de uno y otro lado como una de sus bazas. “El mundo progresa y ya hacía falta una nueva generación tanto de consumidores como de productores”. La aplicación tiene como ventaja que los consumidores puedan descubrir productores y disfrutar de sus productos, ya sea en su entorno local o bien cuando viajan a otros lugares. “Hay que tener presente que el que te compra una vez, te puede comprar siempre”, comentan a la hora de plantear perspectivas de negocio. Ambos se muestran positivos y opinan que “esto sólo puede evolucionar”.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]