LA ENTREVISTA

Javier Marset, CEO de Marset, Premio Nacional de Diseño 2015

MIÉRCOLES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Javier Marset, CEO de Marset, Premio Nacional de Diseño 2015
14-JULIO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Juan F. Calero
@innovaspain

"Nuestro leit motiv de la innovación lo conforma una vista curiosa, un oído atento, tacto para escoger, olfato para intuir y gusto por la belleza”

Javier Marset (Barcelona, 1966) se formó como economista y aunque sus primeros pasos profesionales están vinculados al marketing, la comunicación y la publicidad, a mediados de los años 90 se incorpora a Marset, la empresa familiar, coincidiendo con la decisión de potenciar la estrategia de internacionalización de la compañía. Una actitud pionera que le permite viajar alrededor del mundo y empaparse así de mercados, tendencias y personas fundamentales para el posicionamiento actual de Marset en el exterior; un recorrido que aderezado con su pasión por el arte, la navegación, el diseño o la gastronomía culmina con el reciente Premio Nacional de Diseño 2015. “Somos una empresa familiar, y como tal, hemos ido evolucionando”. Marset se remonta a los tiempos de su abuelo, Paco, maestro fundidor que se inició en un taller en los 40, “semilla que se convertiría en una manufacturera de lámparas en los años 70 , liderada por mi padre y mi tío”. La incorporación de la tercera generación, en los 90, implica también un cambio conceptual. “Nos convertimos en una editora de productos de iluminación innovadores y originales”.

Innovación, diseño, calidad y sostenibilidad son los cuatro pilares que componen el espíritu de Marset. “A partir de ahí crecemos en cifra de negocio, internacionalización –la marca es reconocida en los ámbitos profesionales fuera de nuestras fronteras-  o calidad del producto”.  Y ante la concesión del Premio Nacional de Diseño, Javier Marset no lanza las campanas al vuelo. “Nos suelen decir –no solo ahora- que vamos por el buen camino, pero no debemos dejar de trabajar con la misma insistencia y criterios. Para seguir creciendo debemos mantener la excelencia y también disfrutar de los pequeños éxitos de cada día, como es este reconocimiento”. Un amplio abanico de diseñadores trabaja para Marset. “El proceso es muy  sencillo. Marset está abierta al talento, no importa de quién sea y de dónde venga. Si la propuesta es buena, seguro que tiene un hueco en nuestra colección”.

 Lámpara Santorini. Imagen: Marset

Son varias las razones que llevaron a la compañía a adelantarse a su tiempo y tomar posiciones fuera de España, algunas impredecibles entontes. “Hoy día, hablar del mercado español es un poco sesgado. Creo que la generación que viene no tiene como prioridad escoger la iluminación adecuada. Sus preocupaciones son más existenciales y el nivel de desempleo juvenil es una metástasis para la sociedad, lo que les provoca un estado de bloqueo mental. Si no pueden acceder a una vivienda, ¿cómo van a preocuparse de la luz que les gustaría tener?” Realista con la coyuntura económica que afecta a un importante número de potenciales clientes españoles, Marset es también crítico con algunos de nuestros fallos ‘de base’ cuando llega el momento de iluminar casa o negocio. “Ha sido erróneo tratar de imitar la luz del día durante la noche mediante iluminaciones cenitales y homogéneas. Nosotros hemos apostado por conseguir una iluminación confortable a base de puntos de luz, de luces y sombras, generando un entorno más dinámico y agradable”. Defiende que en la esfera internacional, los consumidores valoran el producto bien diseñado, sostenible auténtico y atemporal. Marset habla de mercados exigentes en Escandinavia y Centroeuropa. “Con una buena iluminación se vive mejor y los europeos sensibles lo practican”.

En cuanto al hipotético y a priori irremediable crecimiento de la brecha que separa el low cost y los productos de calidad, considera que “hace tiempo que los expertos preconizan una sociedad de la escasez y cómo hacer frente a ella. Los productos serán low cost (es decir, baratos, de ínfima calidad, con una obsolescencia en un brevísimo plazo y normalmente poco originales) o serán de buena calidad, algo que implica un alto valor añadido, innovación, originalidad  y obviamente un precio adecuado”. Consciente de que no es fácil cambiar los hábitos, Marset no se resiste a plantear la pregunta “¿y si en lugar de consumir cantidad volviésemos a consumir calidad?”.  Calidad que en su empresa tiene un componente innovador destacado. “Cada uno de nuestros productos tiene una historia, un porqué, una innovación conceptual, formal, material o tecnológica pero, ¡atención!; nunca las cuatro innovaciones a la vez porque generaríamos un shock mental en el consumidor que puede convertir en indigerible el producto. La innovación debemos aplicarla en pequeñas dosis y con sentido. Nuestro leit motiv de la innovación lo conforma una vista curiosa, un oído atento, tacto para escoger, olfato para intuir y gusto por la belleza”.

 Lámapara FollowMe, de la diseñadora valenciana Inma Bermúdez. Imagen: Marset

Recientemente Marset ha sido pionera en la utilización de la tecnología de baterías recargables y LED en una lámpara portátil y recargable, “con una excelente calidad de luz  y además, bonita”. Es la lámpara FollowMe de la diseñadora valenciana Inma Bermúdez. Lámpara que se encuentra a la venta en las tiendas de los museos MoMa en Nueva York y en el centro George Pompidou en París. 

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]