CUÉNTANOS TU IDEA

Helpy: el éxito hipano-francés del consumo colaborativo de base

JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2018  
 PARRILLA DE SALIDA   
 CUÉNTANOS TU IDEA 
Helpy: el éxito hipano-francés del consumo colaborativo de base
28-AGOSTO-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Juan F. Calero
@juanfcalero

Reunir a un grupo para hacer una mudanza, impartir clases de japonés, testar un nuevo modelo de móvil o poder prestar ese cortacésped que ya no usamos. El planteamiento de la app  Helpy (antes TratoJusto y disponible en iOS y Android) es el núcleo puro de la economía colaborativa por su simpleza: necesito algo – tú lo tienes.  “Todos los días vivimos situaciones en las que nos gustaría que alguien nos echara una mano, como por ejemplo, para mover un mueble voluminoso, o para que nos dejara un cargador de móvil porque lo hemos olvidado en casa y estamos de escapada de fin de semana”, explica su responsable de comunicación, Adrián Sancho. Junto a Sancho, cuatro personas más conforman el equipo hispano-francés de Helpy, un grupo encabezado por Yann Leonardi, CEO de la compañía. La aplicación fue lanzada en 2012 en Francia y llegó a España en 2014, al calor del éxito de otras plataformas dirigidas a cerrar tratos de ‘compra-venta’ entre los llamados e-particulares. “Resultó clave para impulsarnos el éxito de la estadounidense TaskRabbit, basada en un concepto muy similar de consumo colaborativo”, señala Sancho.

Lograr el equilibrio entre ofertas y demandas de los usuarios es por el momento una de las grandes dificultades a las que se enfrenta Helpy. “Si un usuario entra en la app, pide ayuda para arreglar un grifo, pero no tenemos a otra persona que sea fontanero, hemos fallado, y esa persona puede no volver a usar la aplicación. Del mismo modo, si un fontanero pone un anuncio ofreciendo sus servicios, pero nadie le contacta, de nuevo fallamos”. Sancho considera que esta problemática a un mal casi endémico en este tipo de plataformas. “AIrbnb, por ejemplo, tuvo que solucionar el problema de cómo atraer a personas que quisieran alquilar su piso o habitación a un desconocido, y llegó un momento que les faltaban apartamentos para alquilar”.

Aunque la aplicación está funcionando muy bien en España –“es la puerta para nuestra entrada en América Latina”- y crece de forma constante en número de usuarios, considera que aún nos queda un trecho por recorrer para asumir con total naturalidad las particularidades de esta nueva economía. “En Europa, los países que están a la cabeza en consumo colaborativo, son Reino Unido, Alemania, Holanda, y los Países Nórdicos. Francia está un paso por delante que España ya que hay un montón de actores dentro de este ecosistema. No hay espacio por ejemplo para la competencia en el sector del carpooling, (compartir coche entre particulares), ya que el desarrollo de BlaBlaCar es brutal. De este modo, en España todavía quedan sectores de consumo colaborativo por conquistar, ya que muchos buenos proyectos todavía no han conseguido inversión para desarrollarse profundamente y a la misma velocidad que startups de nuestros países vecinos”.

En cuanto a las diferencias entre el perfil del usuario español de la app frente al de otros países, Sancho cree que “no hay muchas diferencias. Quizá las personas que ofrecen sus servicios en España, están más cualificadas que los franceses (la app está disponible por el momento en España y Francia). En España podemos encontrar todo tipo de perfiles que ofrecen sus servicios. En Francia, sin embargo, las personas que se ofrecen son, en su mayoría, estudiantes. Pienso que tiene que ver con el nivel de paro que hay en España".

Sobre el seguimiento y la supervisión de los tratos cerrados vía Helpy, la app cuenta con un sistema de reporte de anuncios y de usuarios. “Si un usuario observa que algún anuncio no cumple con las normas, o que un usuario comienza a insultarle, por ejemplo, puede usar el botón “reportar anuncio” o “reportar usuario”. De este modo, los moderadores de Helpy son avisados inmediatamente, y se toman las medidas oportunas: aviso al usuario, o eliminación del usuario definitivamente. Nosotros ponemos en contacto a personas, y queda fuera de nuestro alcance que los tratos lleguen a buen puerto. Esto es, si un usuario ha quedado a una hora con otro para cerrar un trato, y una de las dos personas no se presentan, no nos hacemos responsable de ello. En un caso extremo, si una persona le deja a otra persona un taladro, y no se lo devuelve, o se lo roba, ponemos a disposición de la policía todos los datos necesarios para poder identificar al infractor, pero en ningún caso nos hacemos responsables de dicha situación”.

El debate sobre una regulación específica para la economía colaborativa y la ambigüedad al determinar sobre quién recaen responsabilidades en caso de problemas graves se ha puesto sobre la mesa una vez más, después de que recientemente un usuario de AIrbnb fuera violado en Barcelona. “Está claro que como en cualquier otro ámbito, pueden ocurrir incidentes que muchas veces se escapan de nuestro control. No hay que demonizar a una empresa por un caso aislado. La economía colaborativa tiene que ser legislada, pero de forma consensuada con las startups y empresas que están dentro del ecosistema del consumo colaborativo. Regular sí, prohibir no.

Y sobre el futuro, el primer objetivo de Helpy pasa por hacer crecer la comunidad de usuarios lo máximo posible. “Estamos seguros que este tipo de servicio se usarán de forma cotidiana, por ello, queremos perfeccionar Helpy lo máximo posible, para que llegado ese momento, seamos lo más eficaces, los mejores y que los usuarios nos elijan a nosotros. Después podremos buscar inversores para crecer más rápidamente”.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]