INNOVACIÓN AL DÍA

Nuevo método para eliminar un satélite una vez que finaliza su misión

JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2018  
Nuevo método para eliminar un satélite una vez que finaliza su misión
03-SEPTIEMBRE-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Lara P. Segura
@larainnovaspain

Una vez que finalizan su misión, los satélites quedan en órbita en forma de basura espacial, algo que puede ocasionar problemas en caso de que choque con otros satélites en órbita.  Por este motivo, el Grupo de de Computación Científica (GRUCACI) de la Universidad de La Rioja ha desarrollado un método para eliminar aquellos que se mueven en órbitas muy elípticas (HEO, por sus siglas en inglés) cuando acaba su vida útil.

Para ello, han planteado un algoritmo de optimización que permite minimizar el coste de combustible. “La parte innovadora del método radica en el aprovechamiento de los efectos a largo plazo de las perturbaciones orbitales para minimizar el consumo de combustible”, ha declarado para innovaspain.com Juan Félix San Juan Díaz, investigador del GRUCACI. “Después, el satélite vuelve a entrar en la atmósfera de la Tierra, donde se desintegra por las altas temperaturas alcanzadas debido al rozamiento”.

Aunque las probabilidades de colisión son bajas, San Juan ha resaltado que “están aumentando debido al uso cada vez más intenso del espacio, especialmente en las regiones LEO (órbitas de baja altitud) y GEO (geoestacionarias)”. “Un factor de especial trascendencia es que cuando se produce una colisión, se genera una nube de fragmentos que incrementa notablemente la posibilidad de que tengan lugar nuevas colisiones”, advierte.

Con el objetivo de optimizar al máximo la reentrada de satélites en la atmósfera y reducir riesgos, los investigadores han utilizado un software o propagador de órbitas, de desarrollo propio, que es capaz de calcular el movimiento de un objeto durante 100 años en unos pocos segundos. Este programa permite encontrar las mejores condiciones y momentos de reentrada y el lugar donde se puedan destruir con el mínimo riesgo posible para otras naves.

“En la actualidad existe un consenso internacional acerca de la necesidad de gestionar las actividades espaciales de forma que se minimice la generación de nuevos restos, reduciendo de este modo el riesgo de colisiones”, ha explicado el investigador. También ha querido resaltar la importancia que tiene “limitar la permanencia en las órbitas de baja altitud y geoestacionarias de las naves, satélites y lanzadores una vez han finalizado su misión”. Por eso, cuando una misión acaba y no puede respetar estas restricciones, “se deben planificarse y ejecutarse maniobras de retirada, que pueden ser de dos tipos: las que provocan una reentrada atmosférica, que puede entrañar un pequeño riesgo para personas y bienes, o las que derivan el objeto hacia órbitas cementerio, establecidas de modo que no interfieran a largo plazo con las regiones protegidas”. 

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]