ACTUALIDAD

Investigadores argentinos estudian la capacidad predictiva del cerebro a través del tango

MIÉRCOLES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2018  



Investigadores argentinos estudian la capacidad predictiva del cerebro a través del tango
15-09-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Redacción Innovaspain
@Innovaspain

Agustín Ibáñez, investigador independiente del  Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en el Instituto de Neurología Cognitiva de Buenos Aires (Ineco), junto a Lucía Amoruso, exbecaria del dicho centro, y un grupo de científicos, ha conseguido desentrañar algunos de los mecanismos que permiten al cerebro humano anticipar acciones. Lo más curioso de este trabajo es se llevó a cabo estudiando a bailarines de tango.

“El tango tiene características peculiares ya que, por ejemplo, requiere de sintonización y coordinación en el espacio-tiempo en cercanía con otro cuerpo –afirma Ibáñez-. Además, incluye variaciones rítmicas, fluctuaciones en la velocidad e incorpora la improvisación, acción que obliga a los bailarines a ser capaces de anticipar la cinemática del otro cuerpo”.

Esta capacidad predictiva, que está presente en todas las personas, depende de una red cerebral extensa que incluye las áreas frontales, temporales e insulares. Estas son las que están involucradas en la anticipación, la experiencia y la relevancia emocional, respectivamente. “Esto hace que una persona pueda interpretar de la mejor manera posible los eventos del mundo y construir así expectativas sobre lo que es mas factible que ocurra en una situación determinada”, defiende el investigador.

Actividad cerebral
Los investigadores trabajaron, entre otros, con los subcampeones mundiales de tango. “Filmamos 500 videos y estuvimos un año validándolos; luego seleccionamos imágenes de cinco segundos en las que se veían pasos perfectos, con un error grueso o con errores sutiles; finalmente, les pedimos que los miraran y nos dijeran si había ocurrido un fallo, mientras registrábamos la activación de ciertas regiones del cerebro con electroencefalograma de alta densidad”, detalla Ibáñez.

Entonces se registró la actividad cerebral de ochenta participantes subdivididos en las categorías: expertos, principiantes y novatos. Se tomó nota de la actividad ocular, y las respuestas conductuales y cerebrales colocando una malla de sensores. Según señala el investigador, “esto es como si colocáramos un micrófono en un estadio de fútbol: se puede captar el grito coordinado de la hinchada si su equipo mete un gol, pero no es posible determinar las conversaciones individuales de las tribuna, ni discriminar cuales son los espectadores que cantaban el gol y cuales no”. Debido a esta desventaja, “lo que queda es una medida ‘gruesa‘ de la actividad masiva de las neuronas”.

Otro de los elementos estudiados fue una onda cerebral que refleja eso que el cerebro predice o espera que ocurra y su contraste con lo que efectivamente pasa. Las pruebas resaltaron la importancia de la experiencia, ya que si una persona tenía no tenia alta experticia, y por tanto no estaba muy familiarizada con los movimientos del tango, su capacidad para detectar un pie fuera de lugar sería prácticamente nula.

De esta manera, el estudio reveló que el cerebro de un novato procesa los pasos según van ocurriendo y que los errores gruesos los identifica como si fueran “cosas raras”. En cambio, el de un experto pone en juego regiones que procesan el lenguaje e interpreta mucho antes el error que está por venir. La conclusión inevitable es que, mientras más se practique, más facilidad se adquirirá para predecir fallos y solucionarlos.

Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email


Comentar

CAPTCHA Image Reload Image
    

(*) Campos obligatorios

  



Investigadores argentinos estudian la capacidad predictiva del cerebro a través del tango

© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]