INNOVACIÓN AL DÍA

El diálogo de Ibarrola con un centenar de piedras crea un exposición al aire libre

MARTES, 25 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
El diálogo de Ibarrola con un centenar de piedras crea un exposición al aire libre
29-SEPTIEMBRE-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Pablo Garcinuño
@pgarcinuno

Agustín Ibarrola acaba de abrir al público la obra que ha plasmado sobre 115 piedras de la dehesa de Garoza, en el termino municipal de Muñogalindo (Ávila), un nuevo espacio expositivo al aire libre que se extiende a lo largo de casi 11 hectáreas. Se trata, según sus palabras, de “un trabajo en y con la naturaleza”, de tal forma que no es cuestión tanto de pintar como de “dialogar” con la naturaleza.

Para ello ha buscado la “simbiosis" del granito con su entorno. De hecho, aunque no ha pintado ningún árbol, asegura que el color se cuela entre el “ramaje”. “El color llena los espacios”, ha señalado este lunes, durante la apertura al público de este ‘bosque’ de piedras. El propio Ibarrola ha recorrido la finca mostrando los distintos hallazgos artísticos, como “una especie de santuario” que el pintor ha dedicado a las vacas. Un día decidió seguir a estos animales y descubrió “un lugar con un poco de aire, mucha sombra y una roca grande con árboles” sobre la que plasmó su particular homenaje a los bovinos, los primeros en admirar su obra.

Agustín Ibarrola (Basauri, 1930) pintó estas piedras entre 2005 y 2009, culminando así una serie de obras al aire libre que arrancó en el Bosque de Oma (Kortezubi, Bizkaia), realizado entre 1983 y 1987, y continúa con creaciones como Las Piedras de Arteaga (Bizkaia), El Bosque de O Rexo (Allariz, Orense), El Bosque de Olmos Secos (Salamanca) o Los Cubos de la Memoria (Llanes, Asturias).

Desde el inicio
El artista llegó a este lugar de la provincia abulense hace diez años, invitado por el propietario de la finca, Alfredo Melgar, ante la tensa situación que sufría el artista en el País Vasco por su oposición al terrorismo de ETA. “Me encontré con el afecto del mundo cultural de Ávila”, ha recordado el pintor y escultor vasco para explicar cómo surgió este proyecto artístico que se acaba de abrir al público.

Su intervención sobre la piedras de Garoza se ha basado en la “cultura celta” que dominó esta zona de la provincia de Ávila en la antigüedad –uno de los granitos, por ejemplo, simula un verraco-  e incluso en la mística de Santa Teresa de Jesús. "Noté aquí que las culturas que nos habían precedido tenían mucha vigencia en la naturaleza”, ha dicho para, a continuación, reconocer el trabajo de documentación que realizó previamente sobre el mundo celta y vettón.

El proyecto inicial consistía en levantar en Muñogalindo la fundación Ibarrola, punto de encuentro para artistas y para la obra del creador vasco. La idea se abandonó por falta de financiación, hasta que, en 2012, la Fundación Asocio de Ávila cogió las riendas y llevó a cabo un proceso de tres años de puesta a punto. Tras el repintado de las piedras, la adecuación de la finca a la visita pública y la construcción de un punto de información, la iniciativa, redimensionada a un presupuesto de 401.000 euros, es una realidad desde el lunes.

A sus 85 años de edad, Ibarrola no pierde la esperanza de poner en marcha el proyecto inicial, más ambicioso, y ha destacado la necesidad de conseguir “grandes inversiones” para que “el bosque sea el punto de partida de un núcleo importante de desarrollo de actividad cultural”.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]