LA ENTREVISTA

Juan Manuel Garrido Moreno, subdirector general de Fomento de la Innovación Empresarial

LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018  
Juan Manuel Garrido Moreno, subdirector general de Fomento de la Innovación Empresarial
18-NOVIEMBRE-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Juan Miguel Cobos
@jmc_innovaspain

“Debemos alcanzar las 50.000 pymes innovadoras. Sería la cantidad ideal”

Juan Manuel Garrido Moreno, natural de Jaén, es Ingeniero Aeronáutico e Ingeniero de Organización Industrial, miembro del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos del estado, MSc. en Gestión de Programas Aeroespaciales por la ISU (International Space University) y en Financiación de Operaciones y Capital Riesgo por el Instituto de Estudios Bursátiles. Tiene una dilatada carrera profesional: ingeniero de Cálculo para le A380 y jefe del departamento de Cooperación Internacional de Airbus en el sector privado y en el sector público cabe destacar que ha sido coordinador de Compra Pública Innovadora del CDTI, entre otros cargos, y ahora es subdirector general de Fomento de la Innovación Empresarial.

Garrido está inmerso en el proyecto PYME innovadora, una calificación empresarial que permitirá acercar a la pequeña y mediana empresa herramientas para que puedan innovar y se desarrollen en el ámbito de la I+D. “El 24 de agosto comenzó a funcionar. Primero se identificaron aquellas empresas que estaban dentro del sistema y cumplían con las condiciones, se identificaron unas 3800”. A estas han de sumarse las más de 1500 solicitudes que han llegado en estos dos meses al Ministerio de Economía y Competitividad. En España, la población base de pequeña y mediana empresa es aproximadamente de 1,5 millones, cantidad que se duplica contando a los autónomos. Tres millones, algo más del 99% de las empresas, y en cambio la posición en los indicadores de innovación está muy por debajo de otros países con menor número de pymes. En comparación con Alemania, las pymes españolas poseen menor musculatura innovadora, “nuestro sistema de innovación es más intensivo en inversión pública que privada, más intensivo en la inversión de compañías grandes que pequeñas empresas, de ahí la necesidad de un instrumento que permita acercar, facilitar el acceso al resto de herramientas de las que disponemos para hacer que las pymes innoven, dado que es más difícil para estas por su falta de medios”. De lo que se trata es de añadir a la caja herramientas ya existente un conector que permita acceder directamente a las ayudas que la administración ofrece.

Sin embargo, la tarea de decidir qué empresa obtiene el sello y cual es difícil como asegura Juan Manuel Garrido, “es una cosa delicadísima, porque nuestro sistema jurídico es muy complejo dado que formamos parte de la UE y como estado miembro debemos respetar ese mercado interior, precisamente para evitar que exista una distorsión del mercado. Dentro de este tejido, conseguir que se puedan dar unas convocatorias de ayudas o unos contratos de compra pública innovadora favoreciendo a un colectivo de empresas frente a otro es muy difícil”. Por este motivo ha llevado cerca de año y medio la elaboración de este proyecto.

La primera ventaja que recoge el sello pyme innovadora, como comenta Juan Manuel Garrido, es la plena compatibilidad de incentivos fiscales, “disponemos de una batería de instrumentos del lado de la oferta, es decir, cuando la administración facilita recursos para que las empresas desarrollen I+D […], pero también disponemos de instrumentos del lado de la demanda, donde interviene la compra pública”. De lo que se pretende con la compra pública es hacer que las pymes ayuden al servicio público mediante soluciones que no se encuentran disponibles en su totalidad, “este contrato se sujeta a los principios básicos de la ley, pero no a todos los procesos de la contratación pública. Dota de mayor flexibilidad al proceso, hasta tal punto que es posible contratar varias soluciones en paralelo”, en este sentido se priorizan aquellas empresas que poseen el sello pyme innovadora.

En los dos últimos años las peticiones de informes motivados vinculantes a proyectos I+D ha crecido entorno a un 30% de manera consistente cada año. La tendencia que se observa es que continúe al menos un año o dos más, “eso significaría que nuestra base de propuestas pasaría de las 6.000 a las 10.000, lo cual significaría que también va amentando la base de empresas que están realizando I+D y que reciben el incentivo fiscal”, añade el subdirector general.

Junto con Hacienda y la Agencia Tributaria, se está trabajando para definir con mayor seguridad jurídica los incentivos fiscales. Se está elaborando un esquema acelerado para las pymes innovadoras, un “informe vinculante express” como asegura Juan Manuel Garrido, para analizar con carácter prioritario las solicitudes de las pymes innovadoras, “cuanto antes consiga una pyme obtener este informe, antes puede aplicarse y antes obtiene un retorno de la inversión I+D que ha realizado”. Normalmente, el plazo de resolución para las solicitudes del sello pyme innovadores es de 4 meses.

En el ministerio, dice, apela a la importancia de la difusión de estos contenidos, ya que no es fácil llegar a un colectivo tan grande como el de la pequeña y mediana empresa, “es importante que este instrumento nos ayude a acelerar la incorporación de pymes al sistema de innovación”. Los datos invitan al optimismo dado que en el último año ha crecido más el número de pymes innovadoras que las grandes empresas, “basándonos en la proyección de crecimiento que se prevé en los próximos cinco años llegaremos a las 12.000 pymes innovadoras, tenemos mucho que hacer, las cosas hay que cocinarlas a fuego lento, pero el objetivo ideal o la cifra dorada seria llegar a las 50.000”.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]