OPINIÓN

De la teoría a la práctica, los jóvenes ya no pueden esperar

VIERNES, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2018  



De la teoría a la práctica, los jóvenes ya no pueden esperar
15-12-2015
0
 COMENTARIOS  
  
Xiomara Alemán y Adriana Castillo C.
@BIDgente

Por Xiomara Alemán y Adriana Castillo C. - Esta entrada fue publicada originalmente en el Blog Gente Saludable del Banco Interamericano de Desarrollo.

Nuestra preocupación por los jóvenes de la región debe traducirse en acción, ¿cómo proporcionarles un mejor presente, un mejor  futuro?, ¿cómo brindarles una vida con más oportunidades para prevenir comportamientos de riesgo?, ¿cómo ayudarles a salir de la pobreza? De tanto hacer preguntas y a falta de un consenso general -especialmente en los países de la región de América Latina y el Caribe- decidimos recopilar una serie de estrategias que han resultado efectivas para combatir problemas de violencia, salud sexual y empleo juvenil.

A raíz de esto hicimos una revisión de la literatura sobre las intervenciones realizadas en diversos países con especial énfasis en América Latina. En total se recogieron y analizaron experiencias de 24 países para el tema de la salud sexual y reproductiva, 25 países para el tema del empleo y 10 países para la violencia. De aquí observamos que los programas analizados en diferentes contextos culturales y socio-económicos, muestran que la mayoría de ellos parten de diferentes enfoques teóricos y por lo tanto utilizan diversas estrategias como forma de aproximación a los jóvenes.

Algunas de las estrategias más usadas en estos programas son:

  • La inclusión de jóvenes pares
  • La incorporación de estos temas en los currículos académicos
  • El involucramiento de las familias y de la comunidad
  • Las capacitaciones para el desarrollo de habilidades

Elementos esenciales para programas contra la violencia juvenil

En lo que respecta a la violencia juvenil, la revisión de casos de éxito muestra que los programas que trabajan con la reducción de la violencia desde las escuelas y los que involucran trabajo con las demás personas de la comunidad, logran un desarrollo positivo de habilidades sociales (empatía, solución de conflictos) que se ven reflejadas en el comportamiento de los jóvenes en las aulas, con sus padres y profesores.

Más allá de la salud sexual, el ambiente social y cultural

Por otro lado, los autores de las experiencias en el tema de la salud sexual y reproductiva concuerdan en la necesidad de tener en cuenta el ambiente social y cultural en el que se desenvuelven los jóvenes para conseguir programas realmente efectivos. Recordemos que la sexualidad es un tema también cultural y social en donde se involucra el imaginario colectivo. A eso se suma el machismo,  la valoración de la feminidad, la naturaleza de tema tabú en muchas sociedades, entre otros.

Además, la evidencia sugiere que los programas más exitosos en esta área son aquellos que incluyen más de un componente: talleres, enseñanza en la escuela, especialmente los que involucran jóvenes pares y comunidad, desarrollo de habilidades socio-emocionales y estrategias novedosas. Particularmente la estrategia de los jóvenes pares es una de las más efectivas en términos de logros alcanzados, pues los jóvenes dicen sentirse más cómodos hablando de temas sexuales con personas de su misma edad.

Practicar para trabajar

En el campo del empleo, la revisión analítica arroja como resultado principal que los programas enfocados a la capacitación en habilidades vocacionales y desarrollo de habilidades para la vida, junto con la posibilidad de realizar prácticas empresariales son efectivos en varios países –en especial aquellos de ingresos bajos- ejemplo de ello son “Lei do aprendiz” en Brasil o “Entra21” en diversos países de América Latina.

La revisión de estas estrategias permite ver entonces que debemos ser cuidadosos al plantear los factores que fundamentan los programas. Entre estos factores, los más importantes a considerar son el entendimiento del contexto cultural, social y económico en el que se desarrolla el joven y la definición de una teoría de cambio clara como punto de partida del programa. Por otro lado, también se hace evidente que la utilización de jóvenes pares y aproximaciones llamativas para la juventud como uso de medios de comunicación son estrategias efectivas en diferentes contextos, no solamente en países en desarrollo, sino también en otros países.

Sin embargo, el análisis de las experiencias evidencia la dificultad de conocer cuáles han sido los elementos claves, debido al número limitado de evaluaciones rigurosas sobre las intervenciones. Por ello,  invitamos a reflexionar acerca de la necesidad de realizar evaluaciones tanto cuantitativas como cualitativas de estos programas para medir su impacto y alcance y así hacer un mejor uso y destino de los recursos invertidos en ellos, tomando en cuenta que la población joven es prioritaria y es en ella donde hay un sinfín de ventanas de oportunidades en el largo plazo.

¿Conoces iniciativas exitosas en tu país que puedan ser usadas en otros países? ¿Han sido evaluadas rigurosamente? Cuéntanos en la sección de comentarios abajo o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email


Comentar

CAPTCHA Image Reload Image
    

(*) Campos obligatorios

  



De la teoría a la práctica, los jóvenes ya no pueden esperar

© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]