LA ENTREVISTA

Miguel Blasco: “el entorno te va marcando lo que comes y no la alimentación”

LUNES, 19 DE FEBRERO DE 2018  
Miguel Blasco: “el entorno te va marcando lo que comes y no la alimentación”
09-JULIO-2012
0
 COMENTARIOS  
  
Pablo Garcinuño

Tras pasar por todos los escalones de este centro tecnológico, Miguel Blasco ocupa en la actualidad el cargo de subdirector de ainia. En innovaspain.com hemos hablado con él para que nos cuente con todo detalle el funcionamiento de una Organización dirigida a la mejora continua.

Díganos, a grandes rasgos, cuáles son las principales actividades de ainia 

Es una asociación privada sin ánimo de lucro creada en 1987. Nuestro objetivo es acompañar a las empresas a avanzar en su estrategia de futuro a través de la innovación. Nos orientamos inicialmente en aportar soluciones basadas en I+D+i a las industrias alimentarias pero ahora nuestra actividad abarca un amplio espectro de soluciones tecnológicas y de servicios para todos aquellos sectores industriales que operan sobre la mejora de la sostenibilidad y la calidad de vida, y eso ya no solo es alimentación, también farmacia, cosmética, energía, química, bienes de equipo… Además, desarrollamos una actividad transversal, pues intentamos cubrir todos los escalones que intervienen en el proceso industrial, desde la concepción de la idea al escalado industrial del prototipo de producto final.

En estos 25 años de actividad, ¿cuáles entiende que han sido los grandes logros del centro?

El principal logro ha sido cumplir con nuestra misión social: conseguir mejorar la competitividad y la diferenciación en el mercado de las empresas, principalmente las Pymes, aportándoles investigación, desarrollo tecnológico e innovación; siéndoles útiles y facilitándoles soluciones eficientes a sus problemáticas. Éste no ha sido un camino fácil pero afortunadamente la cultura de la innovación está cada día más presente en las empresas.

Hemos tenido muchos hitos importantes. Uno de ellos, por ejemplo, fue empezar a trabajar en temas medioambientales en el año 92 ó 93, cuando estos asuntos no eran habituales en la sociedad de entonces.

Otro momento importante fue conseguir la acreditación ENAC, distinción que hemos mantenido y ampliado. También hemos conseguido reducir enormemente tiempos de análisis microbiológicos, pasando de un mes a siete días en algunos casos. En relación con las TIC, siempre hemos sido conscientes de su enorme potencial y hemos sido vanguardia en el desarrollado de aplicativos útiles para nuestro sector. Hoy, por ejemplo, ofrecemos herramientas para hacer un seguimiento de lo que opinan los consumidores a través de las redes sociales.

Otro momento importante fue cuando comenzamos a disponer de nuestras propias instalaciones. Ampliar 7.000 metros cuadrados hasta alcanzar los 12.000, y con unos medios adecuados, nos ha permitido consolidarnos como centro tecnológico .Tampoco hay que olvidar la entrada de ainia en proyectos europeos de gran relevancia. Así, por ejemplo, acabamos 2011 trabajando en 11 proyectos europeos y en estos momentos tenemos más de 15 en marcha.

¿Cómo les afecta la actual situación económica?

La innovación y la internacionalización son las únicas salidas posibles a la crisis. Las empresas lo saben. De hecho, en estos momentos tenemos más actividad que en años anteriores en contratos con empresas.

Además se nos piden soluciones tecnológicas con bajo componente de riesgo y una investigación aplicada muy orientada a mejorar la cuenta de resultados en el corto y medio plazo. Nosotros lo tenemos claro y hacia esto se orientan todos nuestros esfuerzos. Las empresas lo saben y nos consideran su aliado.

Hay que empatizar y ver que la situación es muy difícil por la contracción del consumo, la falta de crédito y, en nuestro caso también, por la caída de los apoyos públicos a la I+D+i empresarial. Todo ello hace que en estos momentos, si no ofreces un producto o un proyecto tecnológico de valor, estés fuera del mercado.

Pero si bien en la línea de trabajo directo con la iniciativa privada estamos manteniendo unos niveles de actividad aceptables, nuestra actividad en lo que son proyectos que cuentan con apoyo público, especialmente con apoyo de la Administración regional, están seriamente tocados. Para la falta de liquidez pública esperamos que se encuentre una solución rápida y eso se traduzca en una regularización de sus compromisos en los pagos. Confiamos en que se van a regularizar las situaciones de deuda contraída y eso permitirá recuperar la normalidad en el desarrollo de nuestra actividad en proyectos públicos de investigación.

¿Ha cambiado mucho nuestra manera de relacionarnos con los alimentos?

Sí, claro que ha cambiado. Como ejemplo puedo decir que el primer proyecto que llevé en ainia era de fermentaciones de vinos, desarrollado por algunas bodegas de la zona. Todas intentaban tener una alta graduación para tener un precio más elevado. Hoy en día esto ha cambiado radicalmente. Se valora la calidad del vino, el diseño de la botella y de la etiqueta, etc. La graduación ya no es un componente esencial.

Antes el alimento se consumía como tal y hoy el alimento tiene un doble componente. Por un lado, tiene que ser saludable. Por otra parte, se empieza a visualizar como algo muy relacionado con los hábitos de consumo y de comportamiento. El entorno te va marcando lo que comes y no la alimentación propiamente dicha, como ocurría hace unos años.

¿Cuáles son los grandes retos para mejorar nuestra interacción con la comida?

En primer lugar, es necesario profundizar en la ingesta de alimentos. Por ejemplo, hay gente que, haciendo la misma dieta, tiene colesterol y otros que no. Dicho de otra forma, nutrición y salud son un binomio cada vez más relacionado. Esta tendencia se produce no sólo a nivel de la industria, también en los entornos médico y científico y en el aumento de la concienciación social por este tipo de cuestiones.

Respecto a los hábitos de consumo, son necesarios tener en cuenta ciertos elementos claves, como el producto, el envase, el almacenamiento de los alimentos, la información, etc. Y además, en este momento de crisis, todo esto hay que mejorarlo disminuyendo costes. Hay que hacer productos mejores y que puedan llegar a más gente.

Proyectos como GreenFoodDec ejemplifican una vocación global de ainia. Háblenos brevemente de este proyecto y de cómo transcurre en el día a día la relación con otros centros fuera de nuestras fronteras.

Este proyecto trata de probar nuevas técnicas de conservación en especias, las cuales se han utilizado tradicionalmente y son una excelente vía para cambiar la percepción del consumidor respecto a un producto. Las especias se conservan muy bien pero pueden incorporar microorganismos contaminantes. Nuestro objetivo es limpiarlas para que, cuando pasen a los alimentos, no los contaminen. Para ello hemos recurrido a nuevas tecnologías (infrarrojos combinados con micro hondas, Anhidrido Carbónico a alta presión, etc.) que eliminan las cargas microbiológicas y aseguran la calidad del producto sin afectar significativamente sus cualidades naturales que son las más afectadas con los tratamientos actuales.

Es un proyecto apoyado por la Unión Europea que ha contado con la colaboración de distintas instituciones, asociaciones y empresas a nivel internacional. De hecho, participa la asociación española de especieros  la alemana y la turca. Esperamos que de ahí surjan nuevas interacciones. La relación con estos otros socios es muy fluida y sin duda basada en una colaboración y cooperación efectiva, que nos enriquece a todos y, sobre todo, genera interesantísimos resultados en el proyecto; una investigación aplicada de gran valor y utilidad para los sectores industriales implicados.

 
Facebook  Twitter  MySpace  LinkedIn  Meneame  del.icio.us  Google Bookmarks  RSS  Digg  email
© Novus Innovación Digital, S.L.
Innovaspain.com -@innovaspain- es el portal líder dedicado a la innovación española... [+]